+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

baloncesto 3 triunfo extremeño ante uno de los grandes en la decimoquinta jornada de la leb oro

Dulce Navidad para el Cáceres

El equipo de Ñete Bohigas crece en prestigio batiendo al Melilla en un vibrante final de partido

 

Sergio Pérez y Warren Ward, defendidos por un jugador del Melilla, anoche en el Multiusos. - F. VILLEGAS

JAVIER ORTIZ deportes@extremadura.elperiodico.com CÁCERES
23/12/2017

Nueva alegría de sabor navideño para el Cáceres Patrimonio de la Humanidad, que sometió a uno de los grandes de la LEB Oro, el Melilla (75-73). El conjunto de Ñete Bohigas se aferró al tiro exterior en el primer tiempo y a la garra y un baloncesto más racional en el segundo, con lo que consigue su séptima victoria y se vuelve a incrustar en la zona media de la tabla, en su sitio natural a la estela de los playoffs.

Es este un equipo capaz de lo mejor y de lo peor, muy dominado por lo anímico, con todo lo que ello supone. El caso es que va sacando a la temporada pese a sus bajones y aumentando su identificación con la hinchada. Fuera, la gran asignatura pendiente pese a haber ganado en Oviedo, es ya otro cantar.

La noche no empezó bien. Habían pasado 61 segundos de partido cuando Bohigas tuvo que pedir su primer tiempo muerto con 0-7 en el marcador. Estuvo bien darle frío al parquet.

Aun así, no hubo demasiada respuesta por parte de sus jugadores, sobre todo a nivel defensivo, aunque al menos la producción ofensiva empezó a fluir. El primer cuarto terminó 18-25 y el llamativo dato de que el Melilla había anotado sus cuatro triples lanzados.

El Cáceres cogió entonces el relevo del acierto exterior. Empezó metiendo solo uno de sus siete primeros intentos de tres puntos, pero de los ocho siguientes acertó siete. En el día del ‘Gordo’ volvía a jugar sin tapujos su particular lotería. Es el termómetro de este equipo, a la vista de que el interior más en forma es Ola Keshinro, limitado en técnica pero generosísimo en el esfuerzo. Al menos quedó el consuelo de que Robertas Grabauskas sería decisivo al final, tanto conteniendo a Fran Guerra como con algún momento brillante.

El veteranísimo Sergio Pérez cogió el mando de las operaciones para ir apretando el panorama. Metió tres desde 6,75 y enganchó al público con la reacción que comandó. Puede haber perdido piernas, pero nunca muñeca. Qué fundamentos tiene. También gustaron otros hombres de la ‘segunda unidad’ como Pol Olivier y Dani Martínez.

El Melilla no sabía cómo defender el bombardeo extremeño. Resultó paradigmático que la primera parte se cerrase con un triple de Warren Ward que ponía por primera vez por delante a los suyos (41-39). De nada servían los apoteósicos 20 minutos protagonizados por Filip Djuran (21 puntos, 7/7 en tiros).

SEGUNDA PARTE / De regreso de vestuarios, el partido se ralentizó y los dos equipos se emplearon más en defensa. Los aciertos descendieron, claro... aunque por fin Rolandas Jakstas encestó un tiro. Sería su única canasta.

La cosa se puso tensa. Cada balón suelto era una cuestión de honor entre los diez jugadores, que empezaron a pensar que el partido lo ganaría el que primero se sacase el cuchillo de entre los dientes y se lo clavase al rival.

Territorio idóneo para Guille Corrales, que se peleaba con Miki Servera y Dani Rodríguez. No pudo evitar una última canasta de este que cerraba el tercer cuarto con un 55-57.

Aunque no con tanta puntería desde fuera, el Cáceres iba jugando cada vez mejor, más equilibrado, encontrando a sus pívots. Ago paradójico ante lo que el Melilla pareció sorprendido, sin recursos para reaccionar.

El cuarto triple de Sergio Pérez volvió a dar ventaja a los verdinegros (64-61, min. 34). El marcador tardó tres minutos en volver a moverse, en medio de un considerable nerviosismo.

A los últimos 60 segundos se llegó con máxima igualdad (71-71). Y entonces ocurrió algo casi mágico: un ‘2+1’ de Grabauskas y un robo de Corrales que no se vio culminado con canasta. El Melilla tuvo una última oportunidad, pero cometió la estupidez de, yendo tres abajo, buscar una canasta de dos cuando solo quedaban cinco décimas. Luis Parejo selló uno desde la línea de tiros libres de esos triunfos que se recuerdan con enorme cariño al final de cada temporada.

cáceres 75

melilla 73

3Marcador por cuartos: 18-25, 41-39 (descanso), 55-57 y 75-73 (final).

3Árbitros: Alberto Baena y Daniel Pazos.

3Pabellón: Ciudad de Cáceres.

3Espectadores: 1.100.

3Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Guille Corrales (0), Niko Rakocevic (9), Warren Ward (18), Rolandas Jakstas (2), Ola Keshinro (8) --cinco inicial-- Pol Olivier (5), Robertas Grabauskas (9), Dani Martínez (4), Luis Parejo (6), Sergio Pérez (14).

3Melilla Baloncesto: Miki Servera (2), Filip Djuran (24), Pablo Almazán (11), Mamadou Samb (5), Fran Guerra (8) --cinco inicial-- Diego Kapelan (2), Edu Durán (3), Dani Rodríguez (9), Javi Lucas (9), Massime Fall (0).