+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ATLETISMO 3 EL INICIO DE UNA DESPEDIDA AL DEPORTE DE ÉLITE

Eterna sonrisa contra la adversidad

El medallista paralímpico José María Pámpano se despide este 2019 tras 25 años repletos de éxitos

 

Arturo Pérez, Manuel José Hernández, José María Pámpano, Ángel Vadillo y Agustín Rubio, ayer en el Museo Extremeño del Deporte. - CEDIDA

JOSÉ LUIS VELA
30/01/2019

Un cuarto de siglo en la elite, repleto de medallas pero sobre todo de cariño, de combatir la adversidad con una sonrisa, de transmitir ilusión en cada abrazo, de convertir el deporte en alegría y disfrute. José María Pámpano, un ejemplo de superación y uno de los más grandes de la historia del deporte extremeño con medallas paralímpicas como la plata en los Juegos de Atenas 2004 en 1.500 metros y todos los éxitos internacionales y nacionales, cuelga las zapatillas a final de año.

Ayer el Museo Extremeño del Deporte (MED) acogió la presentación de los homenajes y reconocimientos que tendrá a lo largo de todo el 2019. Entre ellos, de la Fundación Jóvenes y Deporte y la Dirección General de Deportes de la Junta de Extremadura, el Ayuntamiento de Alburquerque, las Diputaciones de Badajoz y Cáceres, clubs de atletismo como Montijo, Perceiana, Alburquerque, Almendralejo... el centro ocupacional de Alburquerque, Castillo de Luna, las federaciones extremeña y española en pruebas nacionales, Adifisa, el club Cabezarrubia de Cáceres... Ayer el MED se sumó al homenaje con un reconocimiento a Pampa y a su entrenador, Agustín Rubio.

«Pampa hasta bien mayorcito andaba con un triciclo. Una persona con muchos problemas para hacer su día a día con normalidad», explicó su descubridor y técnico durante casi 30 años para añadir que «hemos conseguido que se sepa que el deporte para la gente con parálisis cerebral es muy bueno, tienen una medicina, no diremos que es la mejor, pero a Pampa le ha cambiado la vida completamente».

Es la historia de superación del atleta paralímpico José María Pámpano: nació con parálisis cerebral; de niño, un burro le mordió en el cuello, fue en un triciclo durante muchos años hasta que el deporte, de la mano de Agustín Rubio, le cambió la vida y se convirtió en uno de los grandes de la historia.

LOS CAMINOS DE PAMPA / Para llegar a 25 años en la elite vivió dos caminos. Primero, cuando Rubio planteó a su padre, Juan, que Pampa empezara a practicar deporte. «El objetivo fundamental durante años fue su mejora física. Hubo bastantes años en los que trabajamos cuatro y cinco horas diarias, entrenando para competir, para ganar y para que fuera uno de los grandes. Todo se consiguió ya que hoy en día, además de ser una de las personas más queridas en todas las delegaciones de España que visitan todos los eventos internacionales, hay muy pocos deportistas en Extremadura, quizá algún nadador, que tengan una medalla paralímpica, medallas de campeonatos del mundo, de Europa, de España, regionales, mejor deportista extremeño por la Junta y la medalla de oro de la ciudad de Alburquerque».

Un ejemplo / Además de todo ello, es un ejemplo para los jóvenes, «ya que han sido muchos los chavales que han visto la forma de superación con ganas y sacrificio y Pámpano es un ejemplo. Ha conseguido muchas metas pese a tener perjuicios graves durante su vida, como el animal que le mordió en el cuello en el campo de su padre, que es ganadero. Ha superado todas las adversidades y estoy orgulloso de lo conseguido y triste porque han sido muchos años y después de su padre, he sido el otro padre que ha tenido», finalizó diciendo Rubio entre lágrimas.

El presidente de la Federación Extremeña de Deportes con Parálisis Cerebral, Arturo Pérez, subrayó el esfuerzo y la alegría de Pámpano. «José nos ha podido dar a todos aparte de su esfuerzo con sus reconocimientos, es un tipo alegre, dicharachero, picajoso con compañeros... compañero con todos los deportistas y muy facilitador con todos los técnicos, directivos, organizadores de los eventos deportivos. Es lo mejor que podemos señalar aparte de lo que le ha dado el deporte, su formación como persona y representarnos a los extremeños y al equipo español».

El alcalde de Alburquerque, Ángel Vadillo, dijo que más allá de todos los éxitos conseguidos a nivel deportivo, «muestra un cariño y alegría, una capacidad de abrazo de la que tendríamos que aprender mucho y que transmite felicidad. Eso es más importante. Es por la hermosura del corazón que tiene».

DETECCIÓN DE TALENTOS / Y el director general de Deportes de la Junta de Extremadura, Manuel José Hernández, destacó que José María Pámpano forma parte del programa Somos Deporte, «que tiene una cuantía económica a los deportistas de alto rendimiento junto al técnico Agustín Rubio por su buen trabajo. Tenemos que apoyar con instalaciones, pero también con el aporte económico, que no es el que desearían, pero ayuda a seguir trabajando para que un deportista pueda conseguir los méritos que ha logrado a lo largo de su vida». Y añadió que sería importante «hacer un programa de detección de talentos. No es fácil detectarlos y trabajar con ellos y desde la Dirección General de Deportes tenemos que buscar esas fórmulas para que el programa Jedes tendra la prolongación en el deporte de alta competición».