+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El Extremadura se une al dolor del fútbol español por Reyes

La plantilla azulgrana viajó a Sevilla y después regresó a Cádiz, donde jugará mañana

 

Manuel Franganillo, presidente del Extremadura, abraza a Curro, el padre de Reyes. - GONZALO VACA

RODRIGO MORÁN
03/06/2019

El Extremadura se unió a la familia del Sevilla para despedir el alma de José Antonio Reyes que hoy será incinerado en el cementerio de su Utrera natal tras el funeral que tendrá lugar en la iglesia de Santa María de Utrera, a partir de las 9.30 horas. Directiva, cuerpo técnico y plantilla al completo se desplazaron ayer al estadio Ramón Sánchez Pizjuán para dedicarle el último adiós a un mito que el sevillismo ha despedido con todos sus honores y que ha compartido con el Extremadura este homenaje.

Los jugadores viajaron desde Cádiz hasta Sevilla al mediodía y llegaron a Nervión en torno a las 15.30 horas. Caras de tremenda seriedad y consternación entre los jugadores. «Para la familia del Extremadura es el día más delicado de su historia», decía un emocionado Willy que no pudo reprimir las lágrimas de dolor ante los medios de comunicación. El capitán del Extremadura destacó la humildad de Reyes para apostar por el proyecto del Extremadura y no dudó en señalar que «tenía siempre una sonrisa en la cara. Como futbolista no tenía calificativos, pero como persona era increíble».

Manuel Franganillo, presidente del club, encabezó la representación del Extremadura. A su llegada al Ramón Sánchez Pizjuán, el máximo mandatario azulgrana apuntó que «ha sido horrible todo lo sucedido. Para el Extremadura era un sueño tener a Reyes y se ha convertido en la peor de las pesadillas. Estamos hundidos. Hemos venido a acompañar a su familia. Lamentamos también la pérdida de su primo Jonathan y deseamos la recuperación de Juan Manuel. También quiero agradecer a LaLiga y la Federación Española, tanto a Javier Tebas como a Luis Rubiales, la facilidad para tomar estas decisiones. Y, por supuesto, dar gracias a este crack mundial. Gracias, José Antonio», dijo para despedir a Reyes.

El técnico del Extremadura, Manuel Mosquera, dijo que todavía tenían una sensación de «incredulidad» ante lo que estaban viviendo. «Estamos aquí para que sepa que era nuestro y que su sonrisa permanente la tenemos ahí grabada para siempre. Hay que guardar esas cosas positivas», apuntó.

ADIÓS A LO GRANDE / Las últimas 24 horas del equipo han sido eternas, según confesaban algunos de los capitanes en la sala de espera donde ubicaron al plantel antes de la llegada del féretro. Caras largas en todos sus compañeros, aunque era Diego Capel, compañero inseparable de Reyes desde su llegada a Almendralejo, el más afectado. Capel recibió el cariño de la afición sevillista nada más pisar el estadio y recibió un abrazo de todos los que se iban poniendo en su camino hasta llegar a la familia.

El plantel del Extremadura se colocó en un costado del antepalco del Pizjuán donde lucía el féretro de Reyes junto a decenas de coronas de muy diversos clubes de toda España, incluido un escudo de flores del Extremadura. Los capitanes, Willy, Aitor Fernández y Zarfino, colocaron sobre el féretro de Reyes una bandera del Extremadura que se postró junto a la del Sevilla.

Al acto de despedida acudieron innumerables personalidades del mundo del fútbol. Franganillo se acercó a darle un abrazo a Curro, padre de José Antonio Reyes, y a saludar a su hijo José, con la mirada perdida durante toda la ceremonia. Jugadores como Capel, Zarfino o Willy no pudieron reprimir las lágrimas durante ese homenaje.

VUELTA A CÁDIZ / Tras dos largas horas en el Sánchez Pizjuán, la expedición del Extremadura montó de nuevo al autocar y se marchó directo a su hotel de concentración de Cádiz, donde permanecerá hasta mañana, día del partido que se hubiese disputado ayer y que quedó aplazado. Será a las 21.00 horas. Desde el club entienden que era la mejor manera de aislar a los jugadores de los duros momentos que están viviendo. Hoy, una expedición formada por el presidente, parte de la directiva y los capitanes, se desplazarán en coche hasta Utrera para estar en el funeral de José Antonio Reyes.

El Extremadura vive unos duros momentos. Los jugadores están deseando que pase esta pesadilla y saben que sólo el final de temporada les hará desconectar de la cruda realidad. Entre la afición ya se prepara un sentido homenaje a Reyes en el partido del próximo sábado en el Francisco de la Hera ante el Mallorca. Será el último de la temporada y será, sin duda, un partido donde Reyes jugará desde el cielo.