+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Futbolistas supervivientes

Willy protagonizó una singular e irónica celebración de su gol en el que se quedó parado esperando a ver si el VAR lo concedía. Manuel volvió a sacar pecho de sus jugadores y les felicitó por el partido

 

El gol de Willy 8 Los jugadores celebran el tanto del capitán pidiendo calma por si actuaba el VAR. -

Afición 8 Uno de los grupos de aficionados del Extremadura que se desplazó al Carlos Belmonte. -

R. MORÁN
07/12/2019

«El punto me sabe de maravilla porque hemos demostrado que somos el Extremadura y que ni nada ni nadie puede con nosotros. Somos como el mar, siempre estamos golpeando. Y no hay adversidades que pueda con nosotros. Hemos estado muy bien y mejor que el Albacete. He felicitado a mis jugadores por el esfuerzo y por cómo han superado muchísimas cosas durante el partido». La reflexión es de Manuel Mosquera y no hace falta leer entre líneas para saber, claramente, que para el técnico gallego el punto es como un triunfo porque no había muchas opciones de haber sacado algo más en el Carlos Belmonte.

El entrenador del Extremadura dijo, elegantamente hablando, que su equipo se había sobrepuesto a muchas decisiones arbitrales de difícil comprensión. En el haber del partido en el Belmonte, un penalti de Granero que supone el 1-0. Una errónea interpretación del VAR que supone el penalti errado por Susaeta y una tarjeta amarilla perdonada a Olabe cuando ya tenía otra por un golpe a Zarfino en un salto. Eso, además de muchas decisiones controvertidas que durante todo el encuentro amagaron con desesperar a los jugadores del Extremadura.

Pero ayer, los futbolistas fueron supervivientes a las circunstancias. El equipo tenía la clara consigna de no protestar acciones arbitrales. No lo hizo. Gestos desesperados al aire, pero ni una protesta. Hasta el segundo penalti vía VAR que amenazaba a la paciencia. Sin embargo, el fallo de Susaeta y el gol de Willy levantaron de un plumazo al Extremadura.

Para la historia quedará la celebración el capitán azulgrana, al que ya le habían anulado por el VAR dos goles esta temporada. Por eso, tras su espléndido remate que significaba el empate, Willy decidió no celebrar el gol. Se mantuvo sereno, levantó los brazos y realizó el gesto de la calma junto con sus compañeros. La imagen, sin duda, será una de las fotos de las jornada y ya está dando la vuelta por toda Europa.

Está claro que el VAR, sus interpretaciones y la eterna espera en los goles han cambiado hasta la forma de celebrar los tantos, especialmente para Willy, cuya efusividad siempre es la norma común.

El empate fue celebrado también por el casi centenar de aficionados que se desplazó hasta el estadio Carlos Belmonte desde Almendralejo. La indignación, pese al empate, no ha desaparecido en el entorno azulgrana. No obstante, el punto supone un punto de inflexión y permite encarar con más optimismo y esperanza los envites antes de las fiestas de Navidad.