+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Fútbol internacional

Hollande quiere evitar una huelga en Francia

Los clubs se plantean no jugar este fin de semana para protestar por el gravamen del 75% a quienes ganan más de un millón de euros anuales

 

Ibrahimovic ante el Bastia. - Foto: AFP / LIONEL BONAVENTURE

EL PERIÓDICO
23/10/2013

La Federación Francesa de Fútbol (FFF) ha anunciado que el presidente de Francia, François Hollande, recibirá este lunes a dirigentes de ese sector para abordar sus principales preocupaciones en materia económica. El anuncio llega la víspera de que la Unión de Clubs Profesionales de Fútbol de Francia (UCPF) celebre una reunión en la que decidirá si convoca una huelga en Primera y Segunda división para protestar contra el impuesto del 75% con el que el Gobierno planea gravar a quienes ganen más de un millón de euros.

El encuentro, solicitado por el presidente de la FFF, Noël Le Graët, "tendrá como finalidad analizar la situación económica del sector e intercambiar pistas de trabajo prioritarias para el futuro del fútbol francés". Quedará como encargada de profundizar en esa hoja de ruta la comisión lanzada el pasado septiembre por el Ministerio de Deportes, centrada en el desarrollo de "un modelo sostenible" del fútbol en el país, añadió la Federación en su comunicado.

La posible huelga, que podría ser aprobada mañana en la asamblea general de la UCPF, estaba planeada para este fin de semana, coincidiendo con la undécima jornada de primera división y la duodécima de segunda. La asamblea tiene como objetivo informar a los clubs sobre los distintos escenarios planteados ante ese gravamen, y según anunció esta semana el presidente del Lyon, Jean-Michel Aulas, la hipótesis de la huelga hay que verla "más como un grito de alarma que como una amenaza".

El nuevo proyecto de ley para gravar con el 75 % a quienes ganan más de un millón de euros anuales es una polémica medida anunciada en campaña electoral por Hollande, y su primera versión tuvo que ser rectificada por orden del Consejo Constitucional, que consideró que no respetaba la igualdad de los ciudadanos ante las cargas públicas.