+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El inesperado ‘póker’ de Juanjo Chavalés

El extremo del Moralo disfruta de sus cuatro goles al Valdivia y predice que pelearán por subir

 

Felicidad 8 Juanjo Chavalés, tras uno de los goles. - JAIME MARTÍN

JOSÉ GAGO
12/11/2019

Juanjo Chavalés (Torreorgaz, 1993) solo había perforado en una ocasión la portería rival esta temporada. El ‘correcaminos’ del Moralo engrosó sus cifras goleadoras el pasado sábado en el Primero de Mayo de Valdivia. Un ‘póker’ de los nueve goles que endosó el equipo de Navalmoral de la Mata al Valdivia. Un goleador atípico.

Tan poco habituado a marcar estacifra de goles aún no tiene el esférico del partido. «No tengo todavía el balón. Hablé con nuestro delegado y le dije que a ver si podía hacerme de uno para que mis compañeros me lo firmen en el vestuario», desvela Chavalés a este diario.

Y es que este ‘póker’ dará juego al vestuario moralo. Hay buen ambiente y se nota. «Mis compañeros me decían que cualquiera me aguanta esta semana», dice entre risas. El ‘correcaminos’ es feliz en Navalmoral de la Mata, y eso es algo importante. Ya consiguió la liga y el ascenso con el Mérida y ahora se marca el mismo objetivo.

«El objetivo es máximo. El club se ha propuesto quedar campeón y ascender, se nos ha complicado la cosa pero queda mucha liga y mucho margen de mejora también. La ilusión sigue intacta: vamos a trabajar para llevar el Moralo a Segunda B», manifiesta.

Gracias al Mérida

«Ahora estoy jugando de extremo, es donde me ha utilizado el míster este año y ahí estoy intentando dar lo mejor de mí», apunta. No hubo opción a quedarse en Mérida. «Tenía ilusión por seguir, tras haber conseguido el ascenso…pero me llamaron y me dijeron que no contaban conmigo, les deseé suerte y le di las gracias», explica Chavalés.

La goleada en Valdivia (2-9) rompió la mala dinámica del combinado de Pastelero. Llevaban hasta la fecha seis partidos sin vencer y tres derrotas consecutivas. «Estábamos teniendo bastantes ocasiones, pero no acertábamos de cara a gol. El trabajo que hacía el equipo no se veía reflejado en el marcador. En Valdivia, por fortuna, fue todo al revés y de ahí el resultado», reconoce.

Una liga más disputada que nuca. «La competición está muy difícil, en cualquier campo te puedes dejar puntos y cualquier equipo te puede ganar porque tiene argumentos para ellos. No hay un dominador claro, pero hay que esperar que los equipos se vayan posicionando y, al final, quien tenga la racha positiva más larga se llevará el gato al agua», apuesta Chavalés.

Un Chavalés que ha terminado ya sus estudios universitarios y que, actualmente, está realizando un curso de entrenador. «Nunca hay que dejar la formación», señala. Comparte experiencias y vivencias en los viajes desde Cáceres a Navalmoral con Sergio Alonso y Aarón Fernández. Esta semana tocará sacar pecho al ‘correcaminos’ por su ‘póker’.