+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La izquierda de Santi Villa decide

El Mérida salva el escollo del Diocesano con goles en el segundo acto y recital asistente del zurdo

 

Los jugadores del Mérida celebran el 0-1, obra del central Alex Jiménez. - ANTONIO MARTÍN

JOSÉ MARÍA ORTIZ deportes@extremadura.elperiodico.com CÁCERES
28/01/2019

El Mérida no baja el pistón y sigue la estela del líder, Cacereño. Su triunfo ante el Diocesano (0-3) se sostuvo en una certera segunda parte, en la que la mágica zurda de Santi Villa, asistente en los dos primeros tantos, resultó determinante. La resistencia local se aplacó con la contundencia de los de Santi Amaro.

Ante la expectante presencia de aficionados comunes de Dioce y CPC, así como de futbolistas que habían resultado vencedores horas antes en Castuera, no hubo la pretendida ayuda colegial en el resultado. Merecieron los romanos el triunfo, aunque quizá con demasiado margen, ya que el equipo de Rai propuso buen fútbol en el segundo acto.

Fue el Mérida mucho mejor en el primero, especialmente en el último cuarto de hora. El futbolista más sobresaliente de los 28 que saltaron al campo, Santi Villa, tuvo dos ocasiones que paró Miguel (min. 31 y 32). Migue Montes, con Kevin en el banquillo, estaba bien sujeto, al igual que Cristo. La amenaza la ponía Villa y en un par de zigzageantes acciones Joaqui Flores.

El encuentro, amén del empeño arbitral en pitar fueras de juego que solo veía el asistente, lo gobernaba siempre un Mérida al que le faltaba, eso sí, profundidad, con un Dioce expeditivo. Su zurdo en la ofensiva, Chori, apenas recibía, demasiado adelantado. Y ahí el equipo de Santi Amaro es una verdadera roca.

En la continuación, una falta en el lateral fue estupendamente lanzada por Villa para el tanto de cabeza de Alex Jiménez (0-, min. 49). Esto marcó el choque. La superioridad en la pegada de los visitantes quedó confirmada en un pase excepcionalmente filtrado por Santi Villa, que definió como sabe, esto es maravillosamente, Cristo (0-2, min. 56).

Para los romanos fue tiempo entonces de nadar y guardar la ropa. Fue entonces cuando los cambios de Rai surtieron cierto efecto en los colegiales, que apelaron al juego combinativo, ya con Deme en el campo (¿qué hacía en el banquillo?) y con Chori en posiciones más retrasadas. Es siempre una delicia ver a este futbolista, un artista de los controles y del toque.

Las arremetidas rojillas no culminaron en goles, por lo que el partido fue muriendo sin que ocurriera gran cosa mucho más allá del empeño local ante un Mérida contemplativo. Salió Kevin, pero aquello ya estaba más que resuelto. En una acción final de picardía y oportunismo que retrata al protagonismo, Cristo redondeó el resultado salvando al meta Miguel (0-3, min. 90). Se había cumplido el pronóstico, con dos equipos corajudos con dos zurdos exquisitos a los que enamoral verlos tocar el balón.

Diocesano 0

Mérida 3

3Goles: 0-1-Min. 49: Alex Jiménez. 0-2-Min. 56: Cristo. 0-3-Min. 90: Cristo.

3Árbitro: Galayo Castro. Amarillas a los locales Iván y Manu Alcázar y a los visitantes Dani Espinar y Javi Chino.

3Estadio: Manuel Sánchez Delgado.

3Espectadores: 600.

3Diocesano: Miguel, Manu, Víctor Colo, Sergio Contreras, Iván (min. 66, Ismael), Juanlu, Manu Alcázar (min. 59, Jorge ‘Abuelo’), Adrián (min. 55, Deme), Turra, Chori y Javi Bernal.

3Mérida: Javi Sánchez, Juanjo Chavalés, Alex Jiménez, Javi Chino, Héctor, Dani Espinar (min. 75, Muneta), Cristo, Joaqui Flores (min. 73, Carlos Puyi), Santi Villa y Migue Montes (min. 68, Kevin).