+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TRIBUNALES 3 EL JUICIO POR ACOSO a GIMNASTAS DEl equipo olímpico de EEUU

Larry Nassar, condenado a entre 40 y 175 años por sus abusos sexuales

«Acabo de firmar su sentencia de muerte», le dijo la jueza al médico

 

Larry Nassar. -

RICARDO MIR DE FRANCIA WASHINGTON
25/01/2018

Larry Nassar pasará el resto de sus días entre rejas. El médico del equipo olímpico de gimnasia de Estados Unidos, así como de la Universidad de Michigan, fue condenado a un mínimo de 40 años de prisión y un máximo de 175 años por abusar sexualmente de decenas de deportistas de elite, muchas de ellas menores, durante más de dos décadas.

La sentencia cierra uno de los episodios más truculentos de la historia del deporte estadounidense, un escándalo de proporciones gigantescas que ha dejado profundos traumas físicos y psicológicos en las 156 niñas y mujeres que han acusado a Nassar durante los siete días que ha durado el juicio. «Acabo de firmar su sentencia de muerte», le dijo la jueza, Rosemarie Aquilina, al pronunciar el veredicto, celebrado con abrazos y lágrimas por las víctimas.

«Así como ha sido un honor y un privilegio escuchar a mis hermanas supervivientes, es también un honor y un privilegio dictar sentencia en su contra», afirmó la magistrada, que se ha convertido en una heroína de las víctimas de los abusos sexuales por la manera en que ha conducido el juicio. «Usted, señor, no merece volver a caminar nunca más fuera de la prisión».

CORDERO DEGOLLADO / Y así será porque Nassar tiene 54 años y, al castigo de ayer, tiene que sumar otra pena de 60 años a la que fue condenado el año pasado tras declararse culpable de varios cargos de pornografía infantil. De nada le ha servido el permanente gesto contrito de cordero degollado que ha exhibido durante el juicio o la disculpa que dedicó en su alegato final a las víctimas. «No hay palabras para expresar cuánto lo lamento», les dijo.

Antes de demostrarse su condición de pederasta y depredador sexual, Nassar estuvo considerado como «un profesional milagroso, que puede curar a cualquiera o cualquier cosa», según explicó durante la vista la gimnasta, Jade Capua, una de sus víctimas.

Desde los años 90 su consulta fue una cámara de los horrores. Nassar se aprovechó de la confianza de las deportistas para manipularlas psicológicamente, penetrarlas vaginalmente y analmente con sus dedos sin ninguna justificación médica o masturbarse mientras las manoseaba. «Hay que ser un enfermo pervertido para asaltar a unas niñas y hacerlo mientras sus padres están en la consulta», aseguró la fiscal.