+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LEB Oro y Federación se dan una tregua antes de decretar el ‘cierre’

La conclusión de la competición es algo que se da por hecho, y no habría descensos a LEB Plata. La reunión para hablar del futuro se estanca con los ‘ascensos’ de Valladolid y Gipúzkoa a la élite

 

Ricardo Uriz, del Cáceres, lanza a canasta durante el partido en casa ante el Huesca. -

José María Ortiz José María Ortiz
21/04/2020

La reunión telemática de ayer entre la Federación Española de Baloncesto y los 18 clubs de la LEB Oro acabó sin noticias oficiales, aunque con la firme convicción de los protagonistas de que no habrá competición esta temporada. En los próximos días, previsiblemente el jueves, habrá una nueva cita en la que, en principio, habrá pasos en firme en esa unívoca dirección. La cuestión a dilucidar es la fórmula final.

Dado que todos están de acuerdo en que no habrá descensos, el caballo de batalla siguen siendo los ascensos a la Liga Endesa, competición de la en cascada se sigue dependiendo en este sentido. Pesó en la ausencia de toma de decisiones el paso adelante de la propia ACB de fijar definitivamente la hoja de ruta, con la proyectada disputa de un torneo por el título para los 12 primeros clasificados actuales. Tampoco habrá equipos que bajen, lo que influye en LEB Oro.

El Carramimbre Valladolid y el Delteco Gipúzkoa insisten en que el derecho a subir le asiste. El propio presidente del club pucelano, el exjugador del antiguo Cáceres CB Mike Hansen, sostiene que «sería horrible que no hubiera ascensos», dijo en manifestaciones a la página oficial del club. «La suspensión no debería suponer un castigo para el equipo que ha sido líder durante 19 de las 24 jornadas disputadas».

Mientras, el Cáceres rehusó ayer pronuciarse, aunque su postura sigue estando clara. El viernes, en este diario, el presidente, José Manuel Sánchez, consideró que la situación de parón tras la crisis sanitaria «es insostenible»y que no hay otra solución que dar por finquitada la liga. «¿Cómo vamos a jugar en junio o julio cuando los contratos de muchos jugadores hayan acabado? Es un dineral que no tenemos», apuntó.

Ya la semana pasada aseguró que todos los clubs compartían su opinión «Si somos 18 equipos, se plantearon 14 soluciones distintas», reconoció entonces. «La FEB le pasó la bola a los clubs, pero es ella la que tiene que tomar la decisión», añadió. Ayer el escenario que se pudo plantear fue, de nuevo, ese.

Para Sánchez, «lo que más trazas tiene de seguir adelante es que, quien quiera jugar mediante algún playoff y buscar así el ascenso, que lo diga, porque descensos me da la sensación de que no va a haber. El resto renunciaríamos y daríamos por terminada ya la temporada». Una cuestión clave es, como ocurre en tantos ámbitos, cuando se darán las condiciones sanitarias para que se pudiese disputar esa hipotética fase final, en la que el Cáceres no parece muy interesado en principio. «Nadie lo sabe, lógicamente», reiteró Sánchez.

«Está complicado», resumió el mandatario verdinegro. «Lo que nosotros queremos es empezar a pensar en la próxima temporada ya, que no sabemos cómo van a quedar las empresas y las instituciones para que nos apoyen», dijo. Sobre la mesa llegó a existir la idea de que la campaña 2020-21 tuviese un formato reducido para ahorrar costes de viajes y jugadores, «pero eso también tenía pegas», apuntó.