+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

FÚTBOL PLAYA

María Herrero, la futbolista de la convicción

La mejor jugadora del Campeonato de Europa de fútbol playa dice que su éxito es atribuible realmente a su equipo, el Femenino Cáceres

 

María Herrero remata acrobáticamente en un partido del Campeonato de Europa. - BEACHSOCCER.COM

La jugadora del Femenino Cáceres, recibiendo el trofeo de mejor jugadora del Campeonato de Europa. - BEACSOCCER.COM

JOSÉ MARÍA ORTIZ
18/09/2020

"Yo lo he sentido como un éxito colectivo, del equipo, aunque sea un premio individual mío. De todas formas, no me creo más que nadie». Lo dice María Herrero Martínez (Puebla de Alcollarín, 17 de septiembre de 1997), la sorpresiva protagonista del deporte extremeño durante los últimos días tras haber sido elegida como mejor jugadora del Campeonato de Europa de fútbol playa, celebrado en Nazaret (Portugal), en el que su club, el Femenino Cáceres, se proclamó subcampeón, también contra todo pronóstico.

«No lo esperaba, por supuesto», enfatiza la futbolista. ¿Quién osaría preveer que una extremeña fuera, hoy por hoy, la mejor jugadora continental de un deporte que se practica sobre una superficie inexistente en la región y que en el caso de Cáceres se hace en un improvisado escenario de arena al lado del pabellón de El Vivero? «Me lo dijo el año pasado el entrenador, Ernesto Sánchez, llamándome para este torneo.

Es la segunda vez», abunda Herrero en una afirmación que eleva a categoría de milagro de una gesta que se empeña en compartir. «Se lo dedico a mi familia, a mis compañeras, a todos aquellos que perdieron un minuto en animarnos y estar con nosotras y a Extremadura, para que sepa que nosotros podemos hacer grandes cosas», apunta.

«Hasta los 19-20 años vivía en mi pueblo. Estudié en Villanueva de la Serena y Don Benito. Después me vine a Cáceres a estudiar el Tafat», cuenta, muy natural, la deportista, que ha militado en La Cruz durante ocho años después de llegar desde su localidad natal y de Don Benito, donde jugó en un equipo «en el que terminé estando yo sola como chica». Practicó karate y natación, pero tenía claro cuál era su deporte favorito y el que seleccionaría.

Paradójicamente, este año no está inscrita en el primer equipo de Reto Iberdrola, que disputa este sábado un amistoso en el Manuel Sánchez Delgado (13.00). «No soy una estrellita», abunda, y ve normal que, por su edad, ya solo tenga ficha en el filial y no en el primero. «Es que hay gente de mucho nivel, con dos o tres jugadoras por puesto». Ella en el fútbol 11 es lateral o extremo, en fútbol playa se rota constantemente.

Ella insiste en que es complicado que triunfe en el fútbol como lo ha hecho ya en el fútbol playa. «Hay muchísima competencia, no es que no me lo crea, pero a mí me toca demostrar que también puedo hacerlo y voy a luchar por ello», agrega mientras afirma que lo de Portugal es algo aparte «que ha sido muy bonito y espectacular, pero ahora toca otra cosa».

Ni siquiera, ni de niña, ha jugado en la playa con sus padres, unos progenitores que siempre la han apoyado y a los que no ve desde el mes de agosto. El domingo se desplazará allí para ser felicitada ‘en directo’ y para decidir si el trofeo de mejor jugadora europea lo deja en su habitación. «Mi familia siempre ha estado ahí, muy pendiente de lo que hago», recalca.

DESCONEXIÓN / Fuera del deporte, ella vive en Cáceres junto a una compañera de Puebla de la Calzada «que no tiene nada que ver con el equipo», dice, y apunta que le gusta evadirse con su gente más cercana en momentos puntuales. «El fútbol es precioso y me encanta, pero necesitamos desconectar algún fin de semana». Palabra de número 1 del fútbol playa.

«Es una crack en el sentido del aprendizaje, lo capta todo rápido y su evolución ha sido bestial en fútbol playa. Solamente lleva jugando dos años a esta disciplina y ya ha adelantado a muchas que llevaban cinco o más». Su técnico, Ernesto Sánchez, piropea a una jugadora que también tiene su debe. «Como punto negativo es que a veces, cuando no le salen las cosas, se descentra rápidamente». A modo de anécdota, el entrenador dice que también en ella es característico mostrar ese enfado en forma de palabras malsonantes.

Ernesto Sánchez incide en su espíritu en positivo. «La temporada pasada tenía ficha del filial, aunque entrenaba con el primer equipo, y fue de las mejores para lograr sumar puntos importantes. Juegue con el que juegue, siempre va al máximo».