+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

BALONCESTO 3 DIVISIÓN DE HONOR EN SILLA DE RUEDAS

El Mideba, a no confiarse en la cancha del Zuzenak

Los pacenses son favoritos en su visita a Vitoria (19.00 horas)

 

Mideba y Zuzenak, en acción en el pabellón Nuria Cabanillas. - MIDEBA EXTREMADURA

REDACCIÓN
09/02/2019

Visita el Mideba Extremadura esta tarde (19.00 horas) al Fundación Vital Zuzenak en Vitoria. Es en teoría favorito para llevarse la victoria, pero desde el propio club se considera un ‘partido trampa’ en el que no conviene despistarse.

El rival tiene una plantilla joven, que sabe trabajar y luchar con mucha intensidad durante los 40 minutos. Se caracteriza por un ser un modelo de gestión en el deporte con discapacidad, donde de entre las diferentes disciplinas que acogen destaca la de baloncesto en silla de ruedas. Desde siempre han sido claros en sus objetivos en la División de Honor: disfrutar de la competición y aprender. Ya en el partido de ida en el pabellón Nuria Cabanillas, a pesar de la derrota, los vascos se mostraron muy seguros en su juego. Ian Person es su jugador más destacado, con algo más de 12 puntos por partido, e Iguarki Pascual, su mejor reboteador.

Sobre el papel el equipo extremeño no debería tener problemas para sacar un resultado positivo si se examina la diferencia en la clasificación y el resultado de lap rimera vuelta, un claro 77-48. Pero el factor cancha y la necesidad de sumar puntos de los vitorianos buscando salir de la zona baja de la tabla invitan a la desconfianza.

Además, el Mideba contará con la ausencia de Abdi Jama, que por asuntos personales ha tenido que viajar a Inglaterra. El entrenador Jorge Borba ha manifestado que si bien ha sido una semana, que se iniciaba con el revuelo con el sorteo de la Copa del Rey, que ahora toca pensar en la liga, y por supuesto en Zuzenak.

Desde el club se muestran optimistas con seguir con los buenos resultados, y se es consciente de que a partir de ahora el calendario se complica. La exigencia será máxima, pero que sin duda hay que pensar en el día a día, con la mayor concentración posible, haciendo valer la experiencia.