+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Palencia, contigo empezó (casi) todo hace medio año

El rumbo del Cáceres Patrimonio de la Humanidad cambió con la victoria del pasado mes de abril en una cancha con un ambiente genial

 

Para el recuerdo 8 Imagen del partido del pasado abril. - FEB

Ambientazo 8 Vista general del pabellón palentino durante el encuentro de anoche. - J. O.

Javier Ortiz Javier Ortiz
06/12/2019

5 de abril de este mismo año y el Cáceres Patrimonio de la Humanidad, incrustado en la zona de descenso, visitaba a uno de los grandes favoritos, el Trapa Palencia. Y consiguió ganar, contra todo pronóstico (70-76), abriendo así una positiva racha que ha enlazado la pasada temporada, permanencia incluida, con la actual, cuando la aspiración ha pasado a ser entrar en los ‘playoffs’.

Anoche se cumplió justo medio año de aquella noche mágica, con un triple decisivo de Luis Parejo que hizo rememorar al que logró años antes ante el Guadalajara para sellar el ascenso a la LEB Oro.

Los datos son llamativos: desde entonces, el conjunto extremeño ha disputado 17 partidos con un balance de 10 victorias y 7 derrotas. Especialmente bueno ha sido el expediente en los encuentros fuera de casa, habitual talón de aquiles del equipo: solo se ha perdido en Melilla (dos veces) y ayer por muy poco, en un emocionante desenlace tras 45 minutos.

Así es que muchos verdinegros, pasase lo que pasase ayer, ya le han tomado un cariño eterno al precioso Pabellón Municipal de Deportes de Palencia, un recinto coqueto y modélico donde la afición aprieta de lo lindo. La reciente reforma lo dejó perfecto y además fue acompañada por un rebautismo necesario, siendo borrado el nombre de la atleta local Marta Domínguez, que pasó de ídolo a tramposa.

La proverbial frialdad climatológica de la ciudad --con un centro urbano muy limpio y armónico– no fue para tanto, ayudados todos por la potente calefacción de la cancha.

Pero si hay que hablar de temperatura, mejor referirse a la de la afición palentina. Ocupó casi la totalidad de las 5.000 localidades del aforo y no se quedó simplemente viendo baloncesto: apoyó a muerte a su equipo, generando un ambiente excepcional. Difícil es medirlo, pero si no es la mejor atmósfera que se genera cada jornada en la LEB Oro le falta muy poquito. Es un proyecto que va hacia arriba con una ciudad volcada.

Muy calientes, pero muy deportivos, disfrutando de un partido de esos que resultan difíciles de olvidar. Si no asciende el Palencia --se le puede pedir a la vista de la calidad de su plantilla-- será un placer volver aquí la próxima temporada.