+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Pastelero, teoría de docente

El técnico del Moralo es partidario de que la competición se reanude en agosto para que se pueda acabar la liga, al menos en la Tercera División. El entrenador vive confinado en Valle de Santa Ana, junto a su familia, pendiente del teléfono y el correo

 

Su deporte confinado. José Diego Pastelero pasa tiempo jugando al tenis de mesa en el garaje de su casa. - CEDIDA

José María Ortiz José María Ortiz
29/03/2020

A José Diego Pastelero Corbacho (Valle de Santa Ana, Badajoz, 22 de julio de 1972) le incomoda estar lejos de un banquillo o de un aula, su hábitat natural y profesional desde muy joven. Y es que el técnico del Moralo es, además, responsable y profesor del curso de entrenadores de la Federación Extremeña de Fútbol y de la Academia CDS Formación Profesional y Deportiva en Cáceres. El parón obligado por la pandemia lo lleva con indisimulada resignación y para seguir al día y trabajando en los diferentes frentes se vale de «teléfonos, watshapps y correos electrónicos», resume.

Curtido en mil batallas futbolísticas («desde los 22 años prácticamente no he parado de entrenar», dice) el preparador extremeño vive su particular confinamiento con tranquilidad, en familia, con su mujer y sus dos hijos, en su localidad natal, la que le dio la oportunidad otorgándole el mando del Vadesa, tras un imponderable. «Se me dio bien y ya me quedé como entrenador y hasta ahora», dice con un evidente tono de orgullo teniendo en cuenta que desde entonces ha entrenado a equipos de Segunda B como Ceuta o Melilla o el Jerez, al principio formando dupla con el no menos histórico José Antonio Vázquez Bermejo en aquel club milagro que hizo historia para el deporte extremeño.

En el presente, en el inédito presente, ese que nadie hubiera ni querido ni esperado hace muy poco tiempo, cuenta que regresó a Valle de Santa Ana siguiendo el curso de los inquietantes acontecimientos provocados por la expansión en forma de pandemia del coronavirus.

«Me vine cuando se dijo en el club que se acababa la actividad». Uno de sus hijos es portero de edad juvenil en el Frexnense. El otro, exfutbolista en el Vadesa y el Burguillos, estudia con éxito en Cáceres Tercero de Geografía. «En el garaje tenemos para jugar una mesa de ping pong, menos mal», relativiza para su ocio y el de los suyos.

«Mis jugadores tienen un plan semanal que estamos controlando, pero la forma no la van a volver a coger los jugadores». Pastelero así lo asegura con los datos y la experiencia en la mano. Pura lógica competitiva y del día a día. El entrenador agrega que en el caso del Moralo «lo teníamos todo programado para llegar a las diez últimas jornadas como un tiro, habiendo incluso adelantado algún partido o una mini-pretemporada en Navidad, pero…».

Para acabar

Sobre la solución que habría que dar a la situación planteada a medio plazo (no puede ser de otra forma, a falta de conocer cuándo se termina el confinamiento), Pastelero se muestra partidario de «acabar las ligas» y en concreto también en la Tercera extremeña. «Yo creo que se tendría que volver a reanudar en agosto con una pretemporada en el mes de julio y terminar en un par de meses porque jugar partidos en julio es un problema por el clima en nuestra región».

Aclara que es una mera especulación, «ya que todo va a ser muy difícil de cuadrar y contentar a todas las partes, pero que hay que intentarlo cuando se pueda hacer, claro; insisto en que todo lo que digo es pura especulación, pero que hay que hacer un esfuerzo para salir adelante, aunque veremos cómo quedan los clubs y las posibilidades que se puedan abrir». Para ello pide que «todas las partes pongan comprensión en lo que se negocie y haga» porque, entiende, será complicado en cualquier caso. Y es que disputar encuentros miércoles-domigo también sería una misión imposible, «ya que muchos estadios no tienen iluminación, la mayoría de los equipos tienen a muchos jugadores trabajando y no habría tiempo para viajes etcétera».

«Sabemos que las plantillas después no van a ser las mismas porque no se van a poder mantener». Se estaría hablando aquí de la siguiente temporada. Pero esto es, hoy por hoy, ciencia ficción sumidos en una cruda y ruda realidad.

    Buscar tiempo en otra localidad

    Desescalada en Extremadura