+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TOUR DE FRANCIA 3 LA DECIMOCTAVA ETAPA DE LA RONDA GALA

Quintana: el rebelde del Galibier

El colombiano asume el papel de líder del Movistar y gana la primera etapa en los Alpes

 

Nairo Quintana (Movistar) celebra la victoria en los Alpes. - AFP

SERGI LÓPEZ-EGEA
26/07/2019

Los rebeldes difícilmente ganan las guerras, llámese el Tour, pero sí las batallas, como la del Galibier. Nairo Quintana, cuestionado por todos lados, también por su equipo, el Movistar, que ya hace tiempo que le ha mostrado la puerta de salida, quiso demostrar a los compañeros, a los rivales colombianos y al mundo entero, que sigue teniendo la chispa suficiente para conseguir una gran victoria en una etapa titánica que abrió el guion alpino de la ronda francesa 2019. Ganó en solitario, donde lo había hecho Eddy Merckx 47 años antes, y obsequió al conjunto de Telefónica con un triunfo de prestigio. Pero ese no era el plan.

Quintana quiso demostrar este jueves que era un hombre libre, el mismo que el lunes había recibido las críticas de Alejandro Valverde, el campeón del mundo, y el mismo que se resistía a entregar los galones de jefe de filas a Mikel Landa, al que ahora ya supera en la general y con un minuto de ventaja. «Este no era el plan», aseguró Landa tras cruzar la meta de Valloire. Quintana se coló en una fuga de calidad porque el plan del Movistar era tenerlo allí, de puente, como ocurrió el domingo pasado en ruta hacia Foix. ¿Por qué, si no, el equipo tiraba a todo gas en el Izoard con Quintana fugado? ¿Por qué, si no, Landa, preguntó a Marc Soler, en el mismo monte, la razón por la que frenaban cuando algunos, como Julian Alaphilippe, ya empezaban a sufrir?

El dedo en la herida / Los periodistas colombianos llevan días poniendo el dedo en la herida del Movistar. Valverde y Landa debieron sonreír en Nîmes y convertirse en actores para demostrar que el equipo era una fiesta y que todos eran colegas, que simpatizaban y bromeaban entre ellos. La cara de Landa, en cambio, en la meta de Valloire, no era la de un corredor feliz por el triunfo de uno de los suyos y muy alejada de los gestos que intercambiaban con Alaphilippe los compañeros del Deceuninck tras volver a salvar otro día el jersey amarillo.

«¿La táctica? Pregúntenla a mi director», añadía Quintana, quien lanzó un ataque propio de sus grandes días de gloria para dejar clavado en el Galibier al podio que acompañó a Valverde en el Mundial de Innsbruck, Romain Bardet, entonces plata y ahora nuevo líder de la montaña del Tour, y al bronce y corredor canadiense Michael Woods. En un par de kilómetros, Nairo ya tenía a sus rivales a más de un minuto de ventaja.

El Izoard / Y porque hubo un momento en el Izoard en el que el Movistar pasó del plan A -volverlo a poner todos patas arriba a la espera del ataque de Landa y su enlace con un Nairo fugado- al B, levantar el pie, dejar que el Ineos asumiese el control del grupo de favoritos, sembrar unos minutos de duda y conseguir con ello que Quintana ganase minutos a la espera de su ofensiva definitiva en el Galibier.

El conjunto español difícilmente ganará el Tour y también tiene muy complicado conseguir un podio por el que ahora pelean Quintana y Landa. Parece más fácil que tres de sus hombres, incluyendo Valverde, acaben entre los diez primeros y, salvo sorpresa mayúscula, triunfen también en la clasificación por equipos. Este jueves se renunció a una ofensiva en la general por un triunfo de etapa. Bienaventurada sea la victoria en el Galibier cuando se vino a Francia a por el Tour.