+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL ARRANQUE DEL CAMPEONATO DE EXTREMADURA DE RALLIES

Suspense en el Rally de Campanario

El vencedor final de la prueba estaba por aún decidirse a última hora de ayer por una serie de reclamaciones que estudiaba la organización Gran ambiente de público en las carreteras del este de Extremadura

 

Protagonistas Los coches, alineados. - Foto:CEDIDAS

Público Gran expectación en las carreteras. - Foto:CEDIDAS

E. P. E.
22/03/2015

Eran casi las once de la noche de ayer y la organización todavía no había tomado una decisión. Una serie de reclamaciones con los tiempos tomados en los tramos estaban siendo todavía estudiadas, lo que impedía conocer definitivamente quién sería el vencedor del IV Rally de Campanario.

La emoción y el suspense se agregaron así a una jornada festiva, de gran ambiente automovilístico, en el este de la región. Por la mañana, en Logrosán, Berzocana y alrededores; por la tarde, en las inmediaciones de Campanario, donde la competitividad de los pilotos fue máxima.

Sí se conocían los vencedores de otras categorías que no fuesen la Regional de Asfalto, que vivió la primera prueba de su calendario.

En cuanto al campeonato de Regularidad Histórica de Extremadura, los hermanos Juan Marcos y Juan Angel Cordero de Escudería Vrc. Sport a bordo de su Volskwagen Golf GTI MK2 acabaron la prueba con 46,3 puntos de penalización, muy por delante de Miguel Durán y Raúl Pérez de Legend Club Almendralejo con su Peugeot 205, como segundos, y de Manuel Pacheco y José Manuel Peral de Automóvil Club Campanario con su Rover Mini Cooper ya con 510,3 puntos.

En Regularidad Sport para el Campeonato de Extremadura los vencedores fueron Carlos Avila y José Manuel Barquilla a bordo de su Volskwagen Golf GTI y con 96 puntos de penalización, por los 110 de Francisco José González y Manuel Soler a bordo de su Audi S2 tras acumular y los 142,2 de José Zambrana y Concha Velázquez a los mandos de un Ford Fiesta, todos ellos de Escudería Faro de Extremadura.