+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENSA NIJIE

«Tengo buenas ofertas, pero aquí me siento importante»

 

«Tengo buenas ofertas, pero aquí me siento importante» - RUBÉN MATEOS

PABLO TALAVERA
09/10/2019

Ensa Njie (Serekunda, Gambia, 1 de septiembre de 1991), delantero del Trujillo, es el hombre de moda del grupo extremeño de Tercera. Y no sólo por encabezar la tabla de anotadores (8 goles en 7 partidos), sino sobre todo por rebelarse como una auténtica pesadilla para las defensas rivales, incapaces de controlar a esta fuerza de la naturaleza.

--¿Cuál es su trayectoria antes de llegar al fútbol extremeño?

--Con 17 años viajé desde Gambia, donde ya jugaba al fútbol, buscando lo que todos, jugar en Europa. Llegué a Tenerife para después dar el salto hasta Murcia, todavía como juvenil, y fichar por el UCAM. Después estuve en equipos de Preferente de Murcia y Valencia, antes de marcharme dos temporadas al Rigas de la Primera División de Letonia.

--¿Cómo fue su temporada en el Moralo?

--Llegué en septiembre del 2017, con Emilio Gil de entrenador. Estuve muchos partidos lesionado o jugando a ratos porque una pubalgia no me permitía ni levantar la pierna, pero tenía que jugar. Aún así terminé entre los máximos goleadores del equipo (9 en 26 participaciones).

--Y por fin llega al Trujillo…

--Cuando llegué el equipo acababa de bajar a Primera División Extremeña, pero había un nuevo presidente con un proyecto también renovado y fue una temporada buena. Marqué muchos goles (24) y ascendimos de nuevo a Tercera Divisón.

--Al final de la temporada pasada tuvo alguna oferta para salir. ¿Sabe que si sigue con este nivel volverán a llamaré?

--Me llamaron entonces, y ahora también, equipos importantes de la Tercera extremeña y de Madrid, Castilla y León y Murcia. Algunas incluyen contratos de trabajo bastante bien pagados y alguno ya ha venido hasta cinco veces. Pero aquí me siento importante. Está claro que todos trabajamos para progresar y, ojalá, conseguir el sueño de cualquier futbolista de jugar en Primera División, pero no es momento de pensar en eso. Llevamos sólo siete jornadas y ahora no voy a hablar con nadie. Hay que tener cabeza y tranquilidad. Yo intento dar lo máximo, pensar en el conjunto y en el club y por eso creo que me están saliendo las cosas bien y espero que siga la racha.

--¿Quién le convence para quedarse?

--El presidente, el director deportivo, el entrenador, el alcalde y sobre todo mis compañeros y los aficionados. Cada vez que nos juntamos para alguna cena o celebración me cantan ‘Ensa quédate’, y a mí se me gana fácil por el corazón y me gusta trabajar con gente humilde. Así que no puedo decirles que no. Pero todos conocen la situación y me piden que me mantenga en el proyecto por la ilusión que , aunque luego, si llega una oferta irrechazable en diciembre, no habría problema.

--En lo deportivo, el equipo ha competido bien contra rivales de los más potentes ¿qué balance haces de las primeras jornadas?

--Aunque no son rivales de nuestra liga, creo que nos hemos merecido unos resultados un poco mejores. Lo importante es que sabemos lo que somos y dónde hemos fallado y estamos intentando mejorar. Desde la pretemporada hemos estado trabajando para entendernos entre los jugadores y saber lo que quiere el entrenador en cada momento y estamos consiguiendo un esfuerzo colectivo que nos ayuda a enfrentarnos a cualquiera. Si algo se nos da bien es la guerra. Marcamos muchos goles pero también encajamos mucho, aunque estamos trabajando para mejorarlo. Sabemos que no somos un equipazo pero lo suplimos con esfuerzo y humildad y vamos consiguiendo lo que queremos.

--¿Y qué quiere el equipo para el Trujillo esta temporada?

--Lo primero es mantener la categoría sin hacer mucho ruido. Y si hacemos ruido no será por casualidad sino porque estamos trabajando, sufriendo y sudando la camiseta. Nunca se sabe…nos gustaría estar entre los diez primeros… y si no pasa, que no sea porque no hemos trabajado lo suficiente.

--¿Cuándo no está jugando al fútbol tiene alguna otra ocupación aparte?

--Me estoy sacando la ESO porque la necesito para poder ser entrenador cuando deje de jugar, o alguna otra cosa, pero siempre relacionada con el deporte, que es a lo que me animan los que me conocen.

--Hablando de los que le conocen, en el partido contra el Calamonte se le vio asistiendo al espectador que sufrió el desvanecimiento ¿Alguna relación con él?

--Es una persona muy especial para mí. Es un hombre muy de fútbol y presidente de honor del Moralo. Tenemos una estrecha relación. Para que se entienda, es como mi ‘padre adoptivo’ en Navalmoral, donde sigo viviendo. De hecho a sus hijos les llamo ‘hermanos’. Sufrió un golpe de calor y, afortunadamente, todo quedó en un susto.

--¿Algún agradecimiento?

- Si primero a ti y a el Periódico Extremadura por esta entrevista, a toda la gente que ha apostado y confiado en mí, y a los que se alegran cuando las cosas me van bien, aunque quizás algunos ni me conozcan.