+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SEGUNDA DIVISIÓN B

El Villanovense no encuentra presidente

Una comisión gestora dirige el club, ya que Tapia no se ha presentado a la reelección. Este domingo, amistoso ante el Cacereño (19.00 horas)

 

José María Tapia acumula ya 12 años al frente del Villanovense. - E. D.

CARLOS PINO
26/09/2020

Lo que parecía que iba a ser un proceso de trámite se ha convertido en un problema para el Villanovense, que a día de hoy no encuentra a nadie que quiera hacerse con las riendas del club durante los próximos cuatro años. La directiva encabezada por José María Tapia, que llevaba 12 años al frente de la entidad, no se ha presentado a la reelección ni tampoco otra candidatura alternativa, por lo que el club serón se queda en manos de una comisión gestora formada por la actual junta directiva, que se hace cargo hasta que se encuentre una solución.

El siguiente paso será convocar una asamblea extraordinaria de socios para decidir sobre una nueva convocatoria de elecciones. Esta reunión se celebraría la próxima semana, todavía se está buscando un lugar para que puedan ir todos y cumplir con la normativa sanitaria.

Después de 12 años al frente el grupo encabezado por José María Tapia no se encuentra con fuerzas para seguir otros cuatro años más al frente del club. Algunos miembros aseguran a EL PERIÓDICO que llevan ya muchos años de desgaste y que consideran que las riendas del club las debe tomar alguien con ideas nuevas, un grupo renovado que consiga mejorar lo hecho hasta ahora. Señalan que después de cuatro legislaturas invirtiendo tiempo y energía de manera altruista lo normal es que otra persona de la sociedad de Villanueva de la Serena dé un paso al frente.

Por el momento parece complicado que alguien de Villanueva de la Serena se plantee el encabezar la dirección del club y traer a su propio grupo de trabajo, porque la marcha de Tapia no sólo sería la del presidente, también de muchos directivos actuales, por lo que la renovación debería ser muy amplia. Tampoco ha habido durante este periodo en Villanueva de la Serena ningún grupo de socios especialmente crítico con la presidencia y dirección del club más allá del ruido propio de los estadios y de las redes sociales cuando se ha perdió. Ni cuando el equipo acabó descendiendo en al 2018-2019 hubo nadie que se postulase para dar la alternativa.

En los 12 años que lleva José María Tapia al frente del club el Villanovense ha conseguido sus mejores éxitos deportivos, asentándose durante varias temporadas en Segunda B, jugando en Copa del Rey contra equipos de élite como el FC Barcelona y el Sevilla CF y jugando dos fases de ascenso a Segunda A. En caso de confirmarse la marcha de Tapia lo haría con el equipo de nuevo en Segunda B y con las cuentas bien saneadas. Pero además de esos dos aspectos, que son fundamentales, la imagen del Villanovense en la sociedad serona y en el fútbol extremeño ha mejorado con creces.

Los futbolistas y el cuerpo técnico saben de la situación y han sido informados de que el hecho de que ahora no haya un presidente no significa que el club no se esté gestionando. En este periodo electoral el Villanovense ha seguido funcionando con normalidad, se ha presentado la campaña de abonos y se ha seguido con la faceta deportiva. Preguntado algún directivo actual por su continuidad a pesar de la marcha de Tapia la respuesta ha sido tajante: “Si se va Tapia, yo tampoco sigo”.

Queda en el aire la posibilidad de que la directiva siga por responsabilidad en caso de que nadie se atreva a llevar las riendas de la entidad serona.

Amistoso

Pero más allá de la situación institucional del club el Villanovense sigue tomando rodaje sobre el terreno de juego. Esta tarde, a las 19:00 horas, el equipo de Álvarez de los Mozos recibe al Cacereño en un partido especial, que reedita la final por ascenso del pasado 25 de julio en el Estadio Francisco de la Hera.

Aunque todavía queda mucho para el inicio de la liga el duelo puede ser una buena prueba para ver en qué cosas tienen que mejorar ambos equipos. Para el Villanovense es importante mejorar la imagen con respecto a los amistosos anteriores contra Moralo y Miajadas, para el Cacereño es importante dar la cara contra el equipo que el año pasado acabó con su sueño de volver a Segunda B.

Han pasado 64 días desde la final en el Romano, en un empate disputado y hasta con polémica al final. Además se dar las circunstancias de que repetirán muchos de los futbolistas que estuvieron sobre el césped o en el banquillo ese día. Por lo tanto parece que no será un partido más de pretemporada.