+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

BALONCESTO 3 SÉPTIMA DERROTA CONSECUTIVA DEL EQUIPO EXTREMEÑO DE LA LEB ORO

Ya no basta con dar la cara

El Cáceres aguanta durante 35 minutos las acometidas del líder, el Betis, pero se resigna al final

 

Huff lanza a canasta durante el partido de ayer. - J. J. T.

Javier Ortiz Javier Ortiz
10/03/2019

A estas alturas, con el Cáceres Patrimonio de la Humanidad asomando la cabeza al abismo de la LEB Plata, ya no existen victorias morales. O al menos no cuentan para una clasificación en la que el conjunto de Roberto Blanco ya está empatado con el último, el Prat, tras encajar ayer su séptima derrota consecutiva. Esta vez podía aparecer en el libreto: en la pista del líder, un Betis Energía Plus virtualmente ascendido a la Liga Endesa (80-71).

A falta del alimento de los triunfos, queda la sensación de que los verdinegros compitieron más que dignamente durante la mayor parte de los minutos, obligando a un rival superior en todo a emplearse a fondo. Solo en la recta final pudieron respirar tranquilos los béticos, quizás sorprendidos por el empuje de un equipo al que, a la hora de la verdad, no le sale nada.

Puede --siempre hay que aferrarse a la esperanza, incluso cuando un enfermo está en coma vegetativo-- que derrotas como la del pabellón San Pablo sean la base para futuras victorias. Más le vale a un equipo que sigue mostrando buenos detalles y cada vez más consistencia, aparte de buena actitud, pero no la suficiente para alcanzar lo único que importa: ganar.

El inicio de la tarde fue revelador: un triple de Niko Rakocevic, decidido a ser el héroe que se lleva buscando durante meses. Durante la primera parte, el Cáceres vivió íntegramente del acierto desde 6,75: anotó diez lanzamientos de larga distancia --de 17 intentos-- y solamente tres de dos puntos, una muestra de que en el juego interior faltaban alternativas. Dan Trist y Angelo Chol cometían muy pronto dos faltas personales y tenían que sentarse, pero la ‘segunda unidad’ no lo hacía mal. Al final del primer cuarto, 22-17.

Hubo un momento que pareció que el choque podía romperse en una de esas rachas arrebatadoras que tiene un equipo tan físico y con tanta calidad como el Betis (30-20, min. 14). Blanco se la tuvo que jugar con Trist pese al peligro de que hiciese la tercera y le salió bastante bien, aunque fueron los triples de TJ Sapp y Andy Mazurczak los que dejaron un panorama incierto al descanso (42-38). Había vida y la razón principal es que todos se empleaban con insistencia en defensa y movían el balón de forma admirable por momentos.

EL MOMENTO / No llegaría a ponerse por delante, pero el Cáceres tuvo varias oportunidades de hacerlo y meterle el miedo en el cuerpo de verdad a su rival. La diferencia fue la mínima en un par de ocasiones en el tercer cuarto (46-45, min. 24; 51-50, min. 28). Respondiendo a la propuesta del Betis de ir a la guerra a nivel físico, la efusividad era tanta que a Bakary Konate soltaba un brazo sobre la cara de Stainbrook y se le señalaba una falta antideportiva muy protestada. El ‘5’ local tuvo otra enganchada con Rakocevic, otra muestra de que la camiseta no les da igual a estos jugadores, el mayor peligro en una situación tan crítica y casi desesperada ya.

Sin embargo, los malos momentos del Betis no llegaron a ser del todo aprovechados por un Cáceres que, eso sí, conservaba la fe al final del tercer cuarto (58-54), ya con la novedad de Cole Huff jugando como ‘3’.

Pero el momento del partido se produjo faltando ocho minutos. Con 60-56, Guille Corrales falló un triple que hubiese vuelto a apretar al máximo la situación y a continuación Thomas Bropleh, que no había hecho nada hasta entonces, lideró una tormenta verdiblanca que puso la esquela extremeña. A 4 minutos, todo estaba ya finiquitado (73-58), pero al menos nadie bajó los brazos. Había que salir con la cabeza alta y evitar un resultado feo e injusto y al menos eso se consiguió. Es un triste consuelo, claro.

Un encuentro menos que queda. Solo nueve restan ya. La salvación empieza a estar ‘en chino’, pero jugando como ayer es fácil pensar que el casillero de victorias se moverá de una vez pronto. A ver el viernes ante Palma.

BETIS 80

CÁCERES 71

3Marcador por cuartos: 22-17, 42-38 (descanso), 58-54 y 80-71 (final).

3Árbitros: Zafra, Muñoz, Piñeiro. Sin eliminados.

3Pabellón: San Pablo.

3Espectadores: 2.500.

3Betis Energía Plus: Dani Rodríguez (5), Johnny Dee (8), Thomas Bropleh (14), Rinalds Malmanis (4), Babatunde OlumuyIwa (3) -cinco inicial- Tobias Borg (6), Lluis Costa (6), Pablo Almazán (2), Matt Stainbrook (12), Sandi Marcius (0), Obinna Enechionyia (20).

3Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Andy Mazurczak (9), Niko Rakocevic (11), Luis Parejo (11), Dan Trist (9), Angelo Chol (3) -cinco inicial- Bakary Konate (2), Guille Corrales (3), Cole Huff (14), TJ Sapp (8), Johan Kody (0), Dani Martínez (1).

 
 
1 Comentario
01

Por Cartor 9:47 - 10.03.2019

Hay que ver el lado positivo de las cosas, en LEB Plata ganaremos partidos, aunque el pabellón se quede vacío.