+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

IBEX 35

La bolsa española sube en enero el 9,6 %, la mayor alza en seis meses

 

EFEEFE 31/01/2011

La bolsa española subió en enero un 9,6 por ciento, la mayor alza mensual desde julio de 2010, por el éxito de las subastas de deuda en dos de los países periféricos de Europa, que contribuyeron a alejar el temor a nuevos rescates. El fuerte castigo sufrido anteriormente también contribuyó a que el selectivo IBEX 35 rebotara con fuerza y fuera el más alcista de Europa en el primer mes del año, cuando además registró su mayor avance en un mes de enero desde 2001.

Excepto el italiano MIB, que subió el 9,3 por ciento, todos los índices europeos se colocaron a gran distancia del español, como ocurrió con el CAC 40 francés, que ganó el 5,28 por ciento, seguido del DAX alemán, con el 2,36 por ciento, y del FTSE 100, con un descenso del 0,63 por ciento. Las primeras sesiones del año fueron difíciles para la bolsa española, ya que las dudas sobre la deuda soberana europea arrastraron a los mercados, a pesar de la voluntad de China de seguir invirtiendo en esos productos para apoyar a la región.

El revulsivo para lograr ese resultado positivo se dio en la segunda semana, cuando el éxito de las subastas de Portugal y España disiparon los fantasmas de inminentes rescates de ambos países. El apoyo del Banco Central Europeo a la deuda soberana de los países periféricos, con los nunca desmentidos rumores de compra, también ayudó a calmar los ánimos de los mercados, que vieron además con buenos ojos la disposición mostrada por Japón a comprar deuda europea, siguiendo así los pasos de China.

Esta tendencia alcista continuó la semana siguiente, apoyada en nuevas reducciones de la prima de riesgo soberano, de modo que el diferencial entre la rentabilidad del bono español a 10 años y su homólogo alemán se acercó a los 200 puntos básicos. En cambio, en la última semana los inversores decidieron recoger beneficios, animados por algunas noticias macroeconómicas y empresariales negativas.