+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ROMPE SU TENDENCIA A LA BAJA

La bombona de butano vale casi un 5% más desde ayer

El precio se sitúa en los 12,74 euros, frente a los 12,15 que costaba

 

REDACCIÓN MADRID
20/11/2019

El precio medio de la bombona de butano de 12,5 kilogramos ha subido un 4,86%, situándose en los 12,74 euros, frente a los 12,15 euros que costaba hasta el pasado lunes, según una resolución publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Este incremento se debe a la subida de la cotización internacional de la materia prima (+35,3%), así como de los fletes (+5,3%), y a la depreciación del euro frente al dólar (0,6%) con respecto al bimestre anterior.

De no aplicarse la limitación de variación del precio establecida en la normativa vigente –situado tanto al alza como a la baja en un 5%– la subida habría sido del 12%.

Esta subida en el precio de la bombona del butano será la primera en lo que va del 2019, después de que a lo largo de este año se hubieran encadenado cinco bajadas consecutivas.

OCHO MILLONES DE USUARIOS / El precio regulado afecta a las bombonas de butano que más comúnmente utilizan los hogares, envases con carga igual o superior a ocho kilogramos e inferior a 20 kilos. Cerca de ocho millones de personas utilizan la bombona de butano en España.

Por su parte, los precios de venta del GLP canalizado registrarán para un consumidor tipo (500 kg) un encarecimiento en su factura después de impuestos de un 4,8% respecto a los precios en vigor.

Este incremento se debe a la subida respecto al mes anterior de la cotización internacional del propano (+11,3%) y del butano (+10,8%), así como del incremento de precio de los fletes (+14,9%).

A partir de ayer, el término variable de la tarifa de venta del GLP por canalización para usuarios finales, antes de impuestos, tiene un valor de 72 céntimos de euro por kilogramo.

FACUA criticó la subida y reclamó al futuro Gobierno que modifique los instrumentos de cálculo en la revisión de tarifas que aseguren la protección de los intereses económicos de los consumidores.