+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cambios en el sector de la distribución

El Día del Soltero desata el frenesí consumista en la comunista China

Unas 200.000 marcas de 80 países participan en la promoción liderada por la compañía Alibaba. Celebrado el 11 de noviembre, este día bate récords y alcanza los 34.000 millones de euros

 

Trabajadores clasifican paquetes en el centro de correo de Yuqiao, ayer, durante el Día del Soltero. - MENG DELONG

ADRIÁN FONCILLAS
12/11/2019

El Día del Soltero resume el ingenio chino para el negocio. Nació una década atrás para endulzar la jornada a los universitarios estigmatizados por una sociedad que exige el matrimonio y hoy ha reducido al black friday y al cyber monday a un colmado soviético. La tradición apuntala un par de certezas: es el día con más ventas del año y no hay edición sin récord.

La electricidad ante otra cita con la historia se sentía en las campanadas previas a la medianoche del 11 de noviembre en la sede de Hangzhou (provincia de Zhejiang) de Alibaba, el titán del comercio electrónico chino. Los aplausos acompañaron las cifras de ventas: mil millones de euros en un minuto, más de 14.000 millones a la hora escasa. El volumen del pasado año se alcanzó a media tarde y el gong final sonó con 34.000 millones de euros.

El Día del Soltero (el 11 de noviembre por las cuatro unidades de la fecha) sobrevuela cualquier nubarrón: la economía declinante, la guerra comercial, la jubilación de su carismático fundador Jack Ma para dedicarse a la educación y la filantropía… Nada frena la orgía consumista en un país nominalmente comunista. Los chinos pueden reservar con tres semanas sus compras con descuentos irresistibles. Estée Lauder había acumulado encargos por 130 millones de euros y los nuevos iPhone de Apple rozaron los 13 millones de euros.

UN EJEMPLO / Ruu, empresaria treintañera de Pekín, no recordaba al atardecer su carro de la compra al completo. Se había prometido plantarse con las cremas faciales para todo el año, el vestuario de invierno y un televisor. «Pero después de una hora navegando por las ofertas ya había doblado mi presupuesto previsto», confiesa. Aquellas 27 empresas chinas de la primera edición han crecido hasta las 200.000 actuales provenientes de una ochentena de países. Incluso JD, el principal rival de Alibaba, subió al barco cuando entendió que no podía hundirlo. El éxito se explica por los descuentos que impone Alibaba y el trabajo previo, señala Michael Zakkour, analista y autor del libro New Retail: Born in China going global. «La gente solo se fija en el Día del Soltero y no en la preparación de meses. Alibaba exige a las marcas que presenten su plan con los productos y precios en junio; si no, se quedan fuera. Es una maquinaria muy bien engrasada», desvela. Influye también el liderazgo global chino en comercio digital, logística y todo tipo de infraestructuras que permiten que el producto sobre el que clicas hoy llegue a casa mañana.

La evolución trasciende de las cifras. Nació para que las compañías chinas vendieran en su mercado nacional y ahora permite que marcas extranjeras coloquen sus productos en todo el mundo. De aquel invento para darles una alegría a los solteros chinos ya se benefician decenas de compañías españolas. La jornada sirve también para que las compañías capten o fidelicen a su clientela para el resto del año. Alibaba cuenta con más de 600 millones de usuarios, casi la mitad de la población china, y sabe qué, cuándo y dónde compran.

La información es compartida con las compañías para afinar sus estrategias en el Centro de Innovación Tmall. «El mercado de la belleza aquí es muy exigente. Hemos creado cremas para las chinas que después se han popularizado en el mundo», revela Stephane Wilmet, alto ejecutivo de L’Oreal en China. «El Día del Soltero es el más importante pero el calendario está lleno de fechas», añade. La fórmula asegura la alegría de todos: de Alibaba, de los fabricantes, de los usuarios y del Gobierno, esforzado en virar el patrón económico hacia el consumo interno.