+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Energía

España apuesta por el desarrollo del hidrógeno verde

El Gobierno prevé movilizar 8.900 millones de euros hasta 2030 para poner en marcha esta tecnología. El hidrógeno aparece como la solución para descarbonizar sectores como el transporte pesado y la industria

 

Investigadores 8Marta Blasco y Álvaro Reyes, ante el prototipo del catalizador de hidrógeno. - JOAN REVILLAS

SARA LEDO
24/08/2020

El hidrógeno verde comienza a arrancar. La crisis del covid ha acelerado la transición hacia una economía descarbonizada y el hidrógeno renovable emerge como una de los acompañantes predilectos de las energías renovables. La Comisión Europea y el Gobierno español han lanzado en las últimas semanas sus hojas de ruta para descarbonizar con esta tecnología el transporte y la industria.

El hidrógeno renovable se produce en un proceso llamado electrolisis que rompe la molécula de agua en conexión con la energía eléctrica. El único residuo que produce es oxígeno, por lo que es un proceso completamente limpio si la energía que utiliza es renovable. Además, a diferencia de otras fuentes energéticas limpias, el hidrógeno tiene la capacidad de ser almacenado, lo que permite un mayor grado de gestionabilidad. "Puedes producir energía renovable y con el exceso produces hidrogeno, lo guardas, y con él puedes hacer lo que te dé la gana", expone el presidente de la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2), Javier Brey.

Lleva meses sonando como un elemento relevante en el futuro modelo energético, pero su despegue ha sido lento, principalmente por su precio y también por la falta de regulación sobre el almacenamiento que el Gobierno se ha comprometido a poner en marcha. "Para que el hidrógeno renovable se ponga a 1,2 o 2,5 euros las energías renovables tienen que bajar hasta los 2,3-2,5 euros el kilovatio hora. Son precios que las energías renovables empiezan a alcanzar", explica Javier Brey.

La Comisión Europea ha sido la primera en poner sobre la mesa la necesidad de impulsar el hidrógeno con una estrategia específica lanzada a principios del mes de junio. En ella, se establece como objetivo en 2024 la instalación de al menos 6 gigavatios de electrolizadores de hidrógeno y la producción de hasta 1 millón de toneladas de hidrógeno renovable. En una segunda fase, de 2025 a 2030, establece la instalación de 40 gigavatios de electrolizadores y de hasta 10 millones de toneladas de hidrógeno renovable. Las inversiones acumuladas estimadas podrían alcanzar los 180-470 mil millones de euros hasta el año 2050.

Y España hizo lo propio hace unas semanas al lanzar a consulta pública una hoja de ruta que prevé una inversión pública y privada de 8.900 millones de euros en la próxima década en esta tecnología. El objetivo es alcanzar una capacidad instalada de electrolizadores de 4.000 megavatios y un 25% del consumo industrial de origen renovable. Además de 150 autobuses, 5.000 vehículos ligeros y pesados, y 2 líneas de trenes comerciales propulsadas con hidrógeno renovable y un mínimo de 100 'hidrogeneras'.

INDUSTRIA

En España, se consumen alrededor de 500.000 toneladas de hidrógeno anualmente. Se trata del denominado hidrógeno gris, es decir, elaborado a partir de gas natural o de otros hidrocarburos líquidos. La mayoría de este consumo se produce en las plantas de fabricación de productos industriales (amoniaco) y en las refinerías (mayoritariamente las situadas en Huelva, Cartagena y Tarragona). "Este hecho refleja el potencial de descarbonización en la industria para el uso del hidrógeno renovable, mediante la sustitución del uso de hidrógeno gris por alternativas más ecológicas", indica la estrategia española.

Un ejemplo es el acuerdo entre Iberdrola y Fertiberia para construir la mayor planta de hidrógeno verde para uso industrial de Europa en Puertollano (Ciudad Real) que entrará en funcionamiento en 2021. Iberdrola se encargará de producir hidrógeno verde a partir de una planta solar fotovoltaica y un sistema de baterías y el hidrógeno que genere esta instalación se utilizará en la planta de fertilizantes y amoniaco de Fertiberia en Puertollano. Pero no es la única, la empresa Liberty House, interesada en la compra de la fábrica de Sao Cibrao (Lugo) de la multinacional Alcoa apuesta por la producción de aluminio verde en base a una planta fotovoltaica y otra de hidrógeno.

TRANSPORTE

Pero además de la industria, el transporte es otro de los principales focos de implementación. Sobre todo el transporte pesado de larga distancia, transporte marítimo, transporte ferroviario o aviación, a donde la electricidad todavía le cuesta llegar. En este caso se utilizarían pilas de combustible de hidrógeno, un dispositivo en el que se introduce hidrógeno y oxígeno de aire y produce un proceso químico que produce agua y electricidad, lo contrario a un electrolizador.