+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Los efectos de la incertidumbre económica 999

España disfruta de una luna de miel con los tipos de interés

La deuda pública se convierte en refugio frente a las bolsas acosadas por la guerra comercial. El precio del bono a 10 años ha descendido hasta mínimos históricos por debajo del 1%

 

En la imagen, un técnico de la Bolsa de Madrid, en la madrileña plaza de la Lealtad. - EFE / JUAN CARLOS HIDALGO

ROSA MARÍA SÁNCHEZ
03/06/2019

La deuda publica española a 10 años acabó mayo con unos tipos de interés en niveles de mínimos históricos. El Tesoro apenas tiene que pagar ahora tipos por debajo del 1% para colocar en el mercado el bono a 10 años. La prima de riesgo española (diferencia entre el bono español y el alemán) apenas ronda los 90 puntos. Y el euribor a un año sigue perforando sus tasas negativas (-0,131% en mayo) para disgusto de la banca y regocijo del elevado número de familias con hipotecas a tipo variable.

«Con la desaceleración del ciclo económico, la imprevisibilidad de Trump, las tensiones comerciales y el brexit, y con un tipo de interés negativo de la deuda alemana, el bono español es una buena opción, ya que tiene una mayor rentabilidad que la deuda francesa y mucho menor riesgo que la italiana», afirmó la economista Montserrat Casanovas este viernes durante la presentación del Observatorio Financiero del Consejo General de Economistas.

VALOR REFUGIO / Dicho de otro modo: El contexto internacional de la economía está plagado de amenazas. Estas incertidumbres acaban desaguando en la bolsa (el Ibex 35 ha perdido casi el 6% en mayo, un mes que terminó con anuncio de nuevos aranceles de EEUU a México). Los inversores se están desplazando a valores refugio, como la deuda pública. Sobre todo, porque se interpreta que los bancos centrales de todo el mundo se han vuelto a poner en guardia por si vuelve la recesión. Por eso los inversores no dudan en comprar los seguros bonos alemanes a 10 años, aunque les cueste asumir un tipo negativo de casi el 0,2%.

Y en este contexto el bono español, cuyo tipo de interés es muy bajo, pero positivo (0,72% el último día de mayo) se está convirtiendo en una «buena opción» para los inversores, que valoran los mejores indicadores de crecimiento de la economía española dentro de la zona euro y su relativa estabilidad política.

Mientras la prima de riesgo española no para de bajar (92 puntos), la italiana va al alza (290 puntos), castigada por el riesgo de que la CE le imponga sanciones por su elevada deuda. En Grecia, por su parte, la prima de riesgo está en descenso (311 puntos) ante la expectativa de que las elecciones del 7 de julio cambien el actual Gobierno de Syriza. Tanto es así que «Grecia se acerca a un sorpasso a la deuda italiana» a pesar de que esta tiene una calificación de solvencia cuatro tramos superior, hace notar el servicio de estudios de Bankia.

«Lo que está haciendo que baje el tipo de interés es la presión compradora de los inversores», remató Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas durante la presentación del informe. «La baja prima de riesgo infunde mucha confianza en la economía española», añadió. Esta misma sensación fue constatada por el representante de la agencia española de calificación de riesgos Axexor, Antonio Madera, y por el de la canadiense DBRS (la única contratada por el Tesoro para calificar la deuda soberana española), Javier Rouillet, en un encuentro informativo organizado la semana pasada por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en el que compartieron similares criterios en este punto con el director de estrategia de UBS, Roberto Scholtes.

el problema de la deuda / Todos los analistas consultados prevén que los tipos de interés seguirán muy bajos (y el eurÍbor en negativo) mientras el Banco Central Europeo mantenga su política monetaria. No se esperan subidas de tipos, al menos, hasta el año próximo y ello es buena noticia para un país como España cuya deuda externa ya supera los dos billones de euros. En la del próximo jueves, el BCE podría dar nuevas pistas. «Nuestro problema es la deuda externa. Ello nos obliga a un ejercicio constante de generar confianza», según Scholtes, de UBS. Y en este punto, España parece estar en buena racha.

Ni siquiera la fragmentación política parece causar inquietud entre los mercados. «El riesgo político de España es de inacción, pero no de desmantelar reformas ni de revertir la disciplina fiscal», según Antonio Madera (Axexor), que coincide con Javier Rouillet (DBRS): «España ha sufrido tres años de una gran inestabilidad política y regional en Catalunya y la economía lo ha digerido. Ahora toca la negociación de pactos de gobierno, pero eso no nos preocupa en términos de indisciplina».