+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

AUTOMOCIÓN

Ford fabricará un nuevo motor en la planta de Almussafes

La factoría de Valencia recibe el encargo más esperado y finalmente producirá el motor GDI 2.0 para el mercado norteamericano a partir del verano que viene / Desde el sindicato UGT califican de "buena noticia" la asignación, pero advierte que "no es una solución definitiva para el futuro de la fábrica"

 

La planta de montaje de vehículos de Ford en Almussafes. - MIGUEL LORENZO

ÀLEX SOLER
29/09/2020

Buenas noticias desde la planta de Ford en Almussafes, en Valencia. Tras plantearse un nuevo ERTE para compensar el descenso de la producción a raíz de la crisis del covid-19, la firma estadounidense ha asignado al centro español la producción del motor GDI 2.0 para el mercado norteamericano desde el verano que viene hasta finales de 2023. Como confirmó EL PERIÓDICO en agosto, desde la planta existía la esperanza de recibir este encargo y así asegurar el empleo y el futuro de la planta de motores, pero no había nada seguro.

Finalmente, el sindicato UGT ha confirmado una noticia que han calificado de "buena porque el aumento de la producción a partir de septiembre de 2021 dará estabilidad a la planta de motores y mantendrá la carga de trabajo hasta finales de 2023". No obstante, el sindicato advierte que "no es una solución definitiva para el futuro de la fábrica". Con el motor GDI 2.0, que monta la furgoneta Ford Transit Connect del mercado norteamericano, Almussafes asegura también la producción de dicho vehículo hasta, según ha confirmado Ford, 2024. "Esta asignación permite ganar tiempo", cierra UGT.

El puente hacia los motores híbridos

Ford invertirá 10 millones de dólares, 8,55 millones de euros, en la planta valenciana para producir el motor GDI 2.0, que comparte arquitectura con el motor 2.0 GTDI, fabricado actualmente en la planta de motores de Almussafes.

Esta asignación permite al centro levantino tomarse un respiro tras ver como el año 2022, fecha en la que dejarán de producir los motores EcoBoost 2.0 y 2.3, se acercaba y no recibía ningún encargo que asegurara su vida más allá de esa fecha. Ya en agosto, desde Ford se tenía la confianza de que el GDI 2.0 sirviera de puente hacia los motores híbridos. Sin confirmación ni rumor procedente de la empresa, UGT confía en esta posibilidad que "tiene que ser la puerta de entrada de otras asignaciones mayores si finalmente Ford decide fabricar motores híbridos en Europa". "Ese es el único camino para que podamos seguir encontrándonos con la dirección de la planta en la senda de la negociación, aún en los momentos más complicados", ha advertido el sindicato.