+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ESTADO DEL BIENESTAR

El Gobierno estudia implantar la mochila austríaca de las pensiones en algunos sectores

El sistema, financiado por las empresas, debería complementar las prestaciones públicas de jubilación

 

Pensionistas paseando en Valencia. - MIGUEL LORENZO

EL PERIÓDICO
03/02/2019

El Gobierno vuelve a revitalizar el debate de las pensiones y la denominada mochila austriaca. El Ejecutivo analiza actualmente la posibilidad de implantar un fondo de capitalización personal, conocido como "mochila austríaca", más orientado a la jubilación que al despido y pensado sobre todo para sectores con mayor capacidad económica, como la banca. Este planteamiento iría incluido en la "agenda del cambio" que prepara el Ministerio de Economía con la hoja de ruta del Gobierno para los próximos meses en materia de reformas estructurales.

Fuentes gubernamentales reconocen que el desarrollo de este modelo necesita un debate a largo plazo, dado que su implantación no es fácil y requiere de aportaciones empresariales, más allá de las cotizaciones pagadas a la Seguridad Social. Por esta razón se ha pensado en la banca como uno de los posibles sectores para su implantación, dado que en esta actividad los empleados suelen contar con planes de pensiones de empresa, cuyas aportaciones podrían ir destinadas a la "mochila" y permitirían al trabajador tomar decisiones como la de jubilarse anticipadamente.

RETICENCIAS SINDICALES

La secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, reconoció el pasado martes que es una medida que el Gobierno está considerando, pero que no es una prioridad y que cuenta con objeciones por parte de los agentes sociales. En concreto, los sindicatos temen que este modelo termine suponiendo un abaratamiento del despido y el fin del seguro por desempleo actual, mientras que la patronal tiene dudas sobre su financiación y los incentivos que disfrutarían las empresas a cambio de sus aportaciones.

LAS CLAVES DEL MODELO AUSTRIACO

Austria -que mantiene una tasa de paro inferior al 6% desde hace más de una década- puso en marcha en el 2003 una reforma laboral que incluía un fondo de capitalización individual para cada trabajador porque no existían las indemnizaciones por despido, de forma que cada empresa aportaba una cuantía del salario bruto de sus empleados a sus respectivos fondos.

La cuantía de la mochila es invertida por una entidad financiera en búsqueda de un rendimiento, con la garantía del Estado, y permite a las empresas despedir a coste cero al trabajador, quien puede entonces hacer uso del capital acumulado en ella, aunque también se puede utilizar como complemento a la pensión pública de jubilación.

En España no es una figura ajena al debate político y social, aunque nunca ha llegado a implantarse. Se recogió en la reforma laboral del 2010 del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, que nunca concretó cómo sería y decidió posponer su puesta en marcha después de que un informe de una comisión de expertos concluyera que aplicarlo podría costar el equivalente al 1 % del PIB de aquel entonces (unos 10.000 millones de euros).

FONDO TRANSPORTABLE ENTRE EMPRESAS

Este fondo de capitalización recogido en la reforma de 2010, que debería haber entrado en vigor en el 2012, suponía la creación -sin aumentar las cotizaciones empresariales- de un depósito que podrían utilizar los trabajadores en supuestos de despido, de movilidad geográfica, para formación o para la jubilación.

El PP incluyó la mochila austríaca en su programa electoral para las generales del 2011, aunque nunca tomó ninguna medida al respecto, hasta que en el 2017 apoyó una iniciativa en el Congreso del PDeCAT para su puesta en marcha antes del 2020, iniciativa que tampoco tuvo un desarrollo posterior. 

 
 
1 Comentario
01

Por para más INRI 13:13 - 03.02.2019

El gobierno comenzó quitando un porcentaje de las nóminas de algunos funcionarios e incluyéndolas en un plan de pensiones del BBVA. Ahora resulta que, ese dinero, ni crece si se incrementa, y da como resultado que no se puede tocar hasta la jubilación, con el consiguiente gasto de mantenimiento a favor del banco. Resumen. lo que comenzó con 1500 euros, lleva ya camino de los 1300 y disminuyendo a ojos vista. Cuando quieran cobrarlo... encima van a deber dinero. Otro robo más a punta de decreto. Y algunos sacando de paseo a las vírgenes, y otros preocupados de si hay toros o no. ¡¡Pena de país y de gobernantes!!