+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SE DENOMINA PLAN INTEGRADO DE ENERGÍA Y CLIMA Y SERÁ OBJETO DE DEBATE PÚBLICO

El gobierno presentará el día 22 su plan de cierre de nucleares 2025-2035

La ministra Teresa Ribera confirma que con este calendario se garantiza la seguridad del suministro. Se huye de lo que pasó en Garoña, cuyo cierre autorizó el Ejecutivo por el desacuerdo de los socios

 

Central nuclear de Almaraz, la primera prevista para cerrar en España. - EL PERIÓDICO

REDACCIÓN // EFE

MADRID // CÁCERES
13/02/2019

El Plan Integrado de Energía y Clima (PIEC) contempla la salida de la energía nuclear del sistema eléctrico español entre 2025 y 2035, y al final de la década más del 70% de la generación energética de este país será renovable. Así lo avanzó ayer la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien participó en la inauguración en Madrid del XVI Encuentro de Energía, organizado por IESE. Según aseveró, su departamento presentará al Consejo de Ministros del próximo 22 de febrero dicho plan, el cual será objeto de debate público, contemplando una reducción del 20 % de las emisiones en 2030 con respecto a las que había en 1990, lo que supone 38 puntos menos que en la actualidad.

Con ese objetivo, a España le quedaría reducir sus emisiones entre un 75% y un 80% para 2050, para lo cual Ribera dijo que habrá que apurar al máximo la inversión en eficiencia, tanto en edificios, como en el tejido industrial y en el transporte, y aprovechar al máximo la electrificación y apostar donde sea posible por las renovables.

Electrificación, eficiencia y renovables serán los ejes de actuación hasta 2030, según el Plan Integrado de Energía y Clima, que también prevé que en la década entre 2020 y 2030 se movilizarán inversiones por valor de 200.000 millones de euros.

Las previsiones del PIEC, según Ribera, es que al finalizar la década más del 70% de generación eléctrica sea renovable y que la presencia de éstas en el sistema se sitúe por encima del 40%, con el objetivo de que la generación sea 100 % renovable en 2050, para lo cual dijo habrá que apostar no sólo por las renovables eléctricas, sino también por las térmicas.

De los 200.000 millones de euros de inversión que el Plan prevé que movilice la transición energética en la década de 2020 a 2030, entre el 40% y el 45 % será para energías renovables, entre un 30 % y un 35 % para eficiencia energética, un 15% para redes y un 4 % para electrificación de usos finales.

También señaló que el escenario de 2020 del plan se inicia con un descenso de la generación de carbón que desaparece a lo largo de la década, y en la segunda mitad de ésta se plantea un cierre ordenado del parque nuclear. De esta manera, de 2025 a 2035 la energía nuclear irá saliendo con modulaciones para garantizar la seguridad del suministro, la nuclear y la financiera, apuntó.

Por lo que ha trascendido, el ministerio de Teresa Ribera tiene ya confeccionado un calendario de cierres, del cual se hacía eco el pasado lunes el diario económico Cinco Días. El mismo indicaba que la primera en cerrar sería el reactor 1 de Almaraz (2027) y acto seguido el reactor II de la misma central (2028). Ascó I y II serían en 2029 y 2030 respectivamente, y Cofrentes en 2033. A esta última central nuclear se le alargaría la vida porque es la única central de agua en ebullición (BWR), mientras las demás son de agua a presión (PWR). Una tecnología que la obliga a dos ciclos de recarga de combustible anuales, frente a uno del resto.

GAROÑA // Ribera dijo ayer que «lo que no queremos que pase en ningún caso es lo que ha ocurrido en Garoña», la central burgalesa cuyo cierre tuvo que autorizar el Gobierno del PP tras el desacuerdo de sus socios para mantenerla abierta, e insistió en que lo bueno «es que haya una cierta previsión y claridad» sobre el cierre de las plantas para diseñar las medidas necesarias.

El PIEC calcula que el ahorro que generará a España la transición energética a España en la década de 2020 a 2030 ascenderá a más de 70.000 millones de euros y el PIB aumentará en torno a un 1,9 % en ese periodo, con impactos muy positivos para el empleo.