+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REACCIÓN A LA NUEVA ESTRATEGIA

Los inversores premian el nuevo plan de Telefónica con un alza del 1,17% en bolsa

Los analistas valoran de forma positiva la nueva estrategia y advierten de que es clave su ejecución

 

Instalaciones de Telefónica - AFP / ORLANDO SIERRA (AFP)

P. ALLENDESALAZAR
28/11/2019

Los inversores han recibido este jueves con satisfacción la revolución organizativa de Telefónica que su presidente, José María Álvarez-Pallete, anunció en la víspera al cierre de los mercados y con la que pretende "volver a crecer con fuerza". La acción de la operadora de telecomunicaciones ha estado toda la jornada entre los valores más alcistas del Ibex 35 y, tras llegar a subir en torno al 2%, ha cerrado con una revalorización del 1,17%, frente a la caída del 0,24% que ha registrado el índice que reúne a las grandes empresas del sector en Europa.

Los analistas también han hecho una valoración mayoritariamente positiva de los cambios anunciados por la compañía, aunque con algunos matices. Todos coinciden en aplaudir que los negocios hispanoamericanos hayan dejado de ser considerados como prioritarios y puedan ser vendidos total o parcialmente. También la simplificación de la organización y la posibilidad de mejorar los resultados de la nueva unidad de infraestructuras. Pero algunos apuntan que la clave ahora es cómo se ejecutan estas medidas.

ACCIÓN CASTIGADA

Los expertos del Sabadell han sostenido que la nueva organización puede tener un impacto positivo en una acción "muy castigada", que hasta el miércoles acumulaba una caída del 30% en los últimos cinco años, del 35% respecto al Ibex 35 y del 32% en comparación con sus competidores, incluyendo dividendos. El sector, han advertido, "necesita cambios significativos para esclarecer su futuro".

Morgan Stanley ha aplaudido que la firma tenga ahora una estrategia más "pragmática" y la nueva consideración de las filiales en Hispanoamérica. "El plan tiene sentido, ahora la ejecución del mismo será la clave", ha advertido. HSBC también ha valorado que Telefónica haya "dado la espalda" a sus negocios latinoamericanos, con la excepción del brasileño, y ha señalado a Millicom o LiLAC como potenciales compradores. 

Los activos hispanoamericanos podrían tener un valor bruto de unos 11.400 millones de euros según Barclays, unos 10.900 millones según Jefferies, o entre 11.000 y 12.000 millones según Fidentiis. 

SIMPLIFICACIÓN

Los expertos del Santander también han aplaudido la "simplificación" de la organización y la mayor eficiencia que conllevará. El flujo de caja operativo, según sus estimaciones, podría aumentar en entre 1.100 y 1.200 millones de euros en el 2022, entre un 13% y 14% por encima de su estimación anterior de 8.510 millones. Sin embargo, también han apuntado que echan de menos más información sobre el desendeudamiento de la compañía y los resultados que espera obtener por su nueva división de infraestructuras.

Credit Suisse, por su parte, estima que el plan es "sensato" y hace frente a muchas de las "preocupaciones" de los inversores, como el alto endeudamiento de la operadora, su excesiva complejidad organizativa y la falta de crecimiento del negocio. "El anuncio de Telefónica todavía deja muchas preguntas sobre cómo será ejecutada su nueva estrategia", ha añadido.

Jefferies ha valorado el plan porque la "complejidad ha sido el talón de Aquiles" de Telefónica tradicionalmente. Fidentiis, por su parte, ha mostrado su confianza en que la operadora venda los activos hispanoamericanos de forma conjunta y no parcial, para no tener que quedarse con los menos valiosos, y ha asegurado que la estrategia supone un "paso radical que permitirá liberar un considerable valor".

RIESGO DE EJECUCIÓN

Los analistas que se han mostrado más escépticos han sido los de Bank of America Merrill Lynch. Los cambios eran "muy necesarios", han sostenido, dada la debilidad de su cotización, pero el plan deja "preguntas estratégicas sin responder", mientras que las medidas para simplificar su estructura y mejorar los ingresos que le aportan sus activos "no son materialmente nuevas y encaran grandes riesgos de ejecución". La compañía, han añadido, se enfrenta a una elevada presión competitiva en España, Reino Unido y Alemania que es poco probable que ceda en los próximos doce meses.

UGT, el principal sindicato de Telefónica, también ha aplaudido las medidas anunciadas. "Telefónica debe ser debidamente considerada en términos bursátiles y financieros. El reconocimiento de este valor tendrá, sin duda, consecuencias positivas en el futuro profesional, social y salarial de todos los que integramos este grupo", ha manifestado en un comunicado.