+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

impulso a la economía

Japón anuncia un plan de estímulo de 215.000 millones

El primer ministro japonés explica que la mitad del programa será gasto público y la otra mitad, incentivos fiscales

 

Shinzo Abe, primer ministro de Japón. -

05/12/2019

El Gobierno de Japón inyectará en la economía alrededor de 26 billones de yenes (215.376 millones de euros) en los próximos meses, incluyendo medidas de gasto público por importe 13,2 billones de yenes (109.000 millones de euros), con el objetivo de paliar el impacto negativo derivado de la subida del IVA y de la ralentización del comercio y el crecimiento global, así como el riesgo de un frenazo económico tras los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, calificó el nuevo paquete de medidas de estímulo, el primero desde 2016, como un "poderoso paquete de políticas dirigido a contribuir a la superación de los riesgos económicos negativos". "No deberíamos perder esta oportunidad, es exactamente cuando debemos acelerar Abenomics y superar nuestros desafíos", dijo Abe, poco antes de la reunión del gabinete aprobando las medidas.

El gasto adicional se produce en medio de una creciente conciencia en todo el mundo de que se necesita más ayuda de los gobiernos para mantener el crecimiento de las economías frente a una desaceleración global que está exponiendo los límites de depender de los bancos centrales para hacer el trabajo pesado de la gestión económica. En cualquier país, el impacto positivo del estímulo monetario adicional es limitado, lo cual es especialmente cierto en Japón y Europa, donde las tasas se han vuelto negativas. No hay otra opción efectiva que ejecutar medidas fiscales para apoyar el crecimiento , dijo Harumi Taguchi, economista del IHS Markit en Tokio.

Abe describió el estímulo como un paquete de tres pilares diseñado para ayudar al alivio de desastres, proteger contra riesgos económicos negativos y preparar al país para un crecimiento a más largo plazo después de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Dijo que el estímulo sería financiado por un presupuesto suplementario para el año fiscal actual que termina en marzo, y medidas fiscales especiales en el año siguiente. Si bien el paquete de medidas fue ligeramente mayor de lo esperado, dejaron a los mercados en gran medida sin impresionar. Los economistas ponen en duda si el gasto extra realmente es el golpe de efecto reclamado. Los analistas apuntan que el Gobierno podría haber programado mejor el aumento de impuestos, pero también cuestionaron si existe un momento perfecto para incrementar la presión fiscal.

DÉBIL EXPANSIÓN

La tercera mayor economía mundial, que en el tercer trimestre de 2019 registró una expansión anualizada del 0,2% del producto interior bruto (PIB), la más débil en un año, se ve amenazada por la incertidumbre relacionada con la guerra comercial y las tensiones geopolíticas, así como por la subida en octubre del IVA al 10% desde el 8%, que podría implicar una carga para los hogares japoneses de 2,2 billones de yenes (18.208 millones de euros) el próximo ejercicio fiscal.

Asimismo, la acción del Gobierno japonés pretende ayudar a la economía a superar el riesgo de ralentización e impulsar las inversiones más allá del horizonte marcado por la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

De este modo, el nuevo plan, que busca impulsar el crecimiento del PIB de Japón hasta en 1,4 puntos porcentuales, dedicará prácticamente la mitad de su importe a inversiones públicas, incluyendo créditos a bajo coste para empresas, que en su gran mayoría irán destinados a la reconstrucción de infraestructuras dañadas por desastres naturales, según informa la agencia Kyodo.