+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

RECONOCIMIENTO Internacional de la academia en la modalidad de economía

El Nobel recae en tres expertos en aliviar la pobreza global

Sus estudios han tenido resultados concretos en la salud o la educación. Banerjee, Duflo y Kremer, reconocidos por influir en las políticas de desarrollo

 

Michael Kremer. - AFP / BRYCE VICKMARK

Duflo y Banerjee , ayer. - AFP / BRYCE VICKMARK

REDACCIÓN
15/10/2019

El Nobel de Economía ha recaído en la economista francesa Esther Duflo; el indio Abhijit Banerjee; y el estadounidense Michael Kremer, tres expertos en el campo del desarrollo que han transformado los estudios sobre pobreza con un enfoque experimental y que han tenido influencia directa en las políticas en ese área. Los premiados pertenecen al J-Pal, organización que en el 2008 recibió el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cooperación al Desarrollo.

Banerjee y Duflo, profesores en el Masuchussetts Institute of Tecnology (MIT) y Kremer, en Harvard, han jugado un rol «decisivo» en reformular la investigación en economía de desarrollo en las últimas dos décadas, según el fallo de la Real Academia de las Ciencias sueca.

Sus estudios han tenido resultados concretos en áreas como salud y educación, han «ayudado» a aliviar la pobreza global y tienen un gran potencial en mejorar las vidas de las capas más pobres de la sociedad, según la Academia. Banerjee, Kremer y Duflo mostraron cómo se puede encarar la pobreza global descomponiéndola en cuestiones más precisas a nivel individual o de grupo, respondidas luego usando experimentos de campo específicamente diseñados.

La productividad presenta grandes diferencias, no solo entre países ricos y pobres, sino también dentro de los segundos, como señalaron Banerjee y Duflo en varios estudios. A mediados de los 90, Kremer trasladó parte de su investigación del noreste de EEUU a la Kenia rural, donde realizó varios ensayos de campo con una oenegé local.

Así, escogieron escuelas que necesitaban apoyo y las dividieron al azar en grupos diferentes: todas recibieron recursos adicionales, pero de forma diferente y en momentos distintos. Los experimentos mostraron que ni la disponibilidad de más libros de texto ni la introducción de más comidas gratuitas en las escuelas tenían influencia en los resultados de aprendizaje.

Estudios posteriores de los galardonados revelaron que el problema principal en muchos países pobres no es la falta de recursos, sino que la enseñanza no está lo suficientemente adaptada a las necesidades de los alumnos. Banerjee y Duflo probaron en otra investigación posterior en dos ciudades indias que ayudas concretas a los alumnos más débiles eran una medida efectiva a corto y medio plazo.

A los trabajos de campo realizados en Kenia e India siguieron muchos similares en otros países, centrados también en aspectos como la salud, el acceso al crédito y la adopción de nueva tecnología.