+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EMPRESAS Y EMPLEO

Panrico pide "cordura" y estudia impugnar la asamblea de Santa Perpètua

 

EFE
13/10/2013

La dirección de Panrico ha hecho un llamamiento a la "cordura" de los representantes sindicales de la planta de Santa Perpètua y ha dicho que iniciará las "acciones impugnatorias oportunas" ante la presunción de que la asamblea de ayer se desarrolló al margen del Estatuto de Trabajadores.

La plantilla de Panrico en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) decidió ayer en asamblea, sin ni siquiera someterlo a votación al entender que la medida ya estaba refrendada, iniciar la huelga indefinida prevista para reclamar el abono de la nómina de septiembre y rechazar el principio de acuerdo alcanzado el pasado jueves entre los sindicatos y la dirección de la empresa para pagarla a plazos.

En un comunicado de la empresa, Panrico afirma que los acuerdos firmados entre la empresa y los representantes sindicales el pasado jueves con la mediación del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) no eran un mero preacuerdo, sino "un acuerdo legal legítimo y vinculante con eficacia para toda la plantilla" y que afecta a todos los centros de trabajo, ya que tiene a todos los efectos el mismo carácter legal que un convenio colectivo.

La empresa ha anunciado que iniciará las acciones impugnatorias oportunas ante la presunción de que la asamblea de ayer se desarrolló al margen de lo dispuesto en el Estatuto de los Trabajadores.

La dirección de la empresa ha hecho un llamamiento a la "reflexión, coherencia, sosiego y cordura de los representantes sindicales de la planta de Santa Perpètua" para que se integren al proceso mayoritario y democrático de negociación que empezó la semana pasada y que continúa para dar un futuro sostenible a la empresa.

Además, ha lamentado la decisión adoptada anoche por la asamblea de los trabajadores de Santa Perpètua dentro de un clima de "crispación".

La compañía ha dejado claro que "protegerá y garantizará" el derecho al trabajo en todos los centros, incluido el de Santa Perpètua, donde se trabaja de manera coordinada con los Mossos d'Esquadra, que "garantizarán y protegerán" la total normalidad de aquellos trabajadores que quieran ejercer su derecho al trabajo.

También ha destacado que las plantas de Puente Genil, Madrid, Valladolid y Zaragoza están operando con normalidad, lo mismo que las redes de distribución de productos de todo el territorio nacional.

La empresa mantiene todos los compromisos firmados con los "legítimos representantes" de todos los trabajadores de Panrico el pasado jueves 10, con la mediación de SIMA.

En las últimas semanas, Panrico ha solicitado preconcurso de acreedores y ha planteado a los sindicatos la extinción de 1.914 empleos, casi la mitad de la plantilla, y una reducción del sueldo de hasta el 45%.

El presidente del comité de empresa de Panrico en la fábrica de Santa Perpétua, Ginés Salmerón, de CCOO, ha advertido hoy de que la huelga indefinida que los trabajadores han iniciado provocará el desabastecimiento total de Donetes en tres o cuatro días y el parcial de otros muchos productos.

En declaraciones a Efe, Salmerón ha señalado que a partir del tercer o cuarto día del inicio de esta huelga se empezará a notar que no hay Donettes, porque sólo se fabrican en Santa Perpètua y también escasearán los Donuts, "aunque la empresa intentará traerlos de otras plantas y eso es ilegal", ha dicho y ha añadido que pasará lo mismo con el pan de molde y otros productos.

El presidente del comité de empresa ha denunciado que la empresa "está cerrada" a pagar todo lo que se les debe a los trabajadores, pese a que "tienen el dinero" que han conseguido mediante un crédito con un aval de la Generalitat de "cinco millones de euros, con lo que se podría haber pagado todas las nóminas pendientes", ha asegurado.

"Reclamamos que se nos pague lo que nos deben ya", ha insistido Salmerón, que ha asegurado que hay mucha "indignación", en especial, entre el personal de la línea de producción que ya sufrió un recorte de entre un 15 y un 20 % el año pasado.

Además, ha afirmado que los trabajadores no creen que el fondo estadounidense de capital riesgo Oaktree Capital, propietario de Panrico, quiera salvar la empresa, sino que su intención es recuperar su inversión y "venderla al mejor postor".

Salmerón ha dicho que, desde ayer, nadie de la dirección de la empresa se ha puesto en contacto con ellos y que la plantilla ya está preparando nuevas movilizaciones.