+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SECTOR AÉREO

Retrasos con impacto

El presidente de Vueling alerta del efecto negativo de las huelgas en verano sobre el turismo porque los pasajeros son tomados «como rehenes» H La compañía modera su previsión de crecimiento anual

 

Aerolínea 8 Un aparato de Vueling despega del aeropuerto de El Prat esta semana. - EFE / ALEJANDRO GARCÍA

Josep Martí Blanch Josep Martí Blanch
03/08/2019

El pasado fin de semana el personal de aeropuertos de Iberia Barcelona realizó una huelga de dos días en El Prat, un paro que obligó a Vueling a cancelar un centenar de vuelos, con miles de pasajeros afectados. El presidente de la aerolínea, Javier Sánchez-Prieto, advirtió ayer de que este tipo de acciones en verano pueden impactar de forma importante en el turismo, ya que los pasajeros y clientes son tomados como «rehenes».

La situación de la semana pasada no es única, y por ejemplo a partir del 9 de agosto hay convocada una huelga del personal que trabaja en los controles de seguridad del principal aeropuerto catalán. En este sentido, Sánchez-Prieto calificó las huelgas en verano de «inaceptables», aunque reconoció que teniendo en cuenta que esta situación se viene repitiendo en los últimos años, la compañía tiene «muy controlados» los protocolos a la hora de gestionar la situación.

La compañía aérea perteneciente al hólding IAG afirmó que en estos momentos no tiene datos concretos sobre el impacto que ha tenido en la compañía la huelga de la semana pasada, pero el directivo dijo que «el equipo hizo un buen trabajo a la hora de poder preavisar a los clientes, gestionar su reubicación en otros vuelos y tratar de minimizar los impactos».

En el informe de resultados semestrales de IAG se especifican las diferentes medidas tomadas por Vueling para mitigar los problemas de gestión del tráfico aéreo y mejorar su puntualidad. Gracias a él la compañía ha logrado reducir las cancelaciones en un 82,5% en el primer trimestre respecto al 2018 y el grado de satisfacción de los clientes ha crecido en 19,2 puntos.

Mientras, las huelgas y sobre todo el precio del combustible afectan a los resultados de las aerolíneas. El grupo IAG registró un beneficio después de impuestos y partidas excepcionales de 806 millones en el primer semestre de este año, lo que supone un descenso del 42,8%. De cara a los próximos trimestres, Sánchez-Prieto aseguró que han «moderado» la previsión de crecimiento: crecerá un 4% en el tercer trimestre cerrando el año con un crecimiento del 3,9%, frente a la estimación del 5,5% para el 2019 realizada en febrero.