+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

AJUSTES EN LA BANCA

Santander ofrece prejubilaciones a partir de 55 años con el 65% de sueldo

El objetivo de la medida es reducir la plantilla en 3.700 trabajadores

 

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, en una imagen de archivo. - JUAN MEDINA (REUTERS)

28/05/2019

El Banco Santander ha propuesto este martes a los sindicatos un plan de prejubilaciones a partir de 55 años con el 65% del sueldo, que se eleva hasta el 70% para los mayores de 58 años, según han avanzado fuentes de la negociación. La idea fue trasladada este martes por la entidad en una reunión para reducir su plantilla en más de 3.700 empleados. La propuesta pasa por ofrecer prejubilaciones a quienes tengan entre 55 y 57 años, con más de 15 años de antigüedad, del 65% del sueldo hasta los 63 años, o el 55% más complementos voluntarios.

Para aquellos trabajadores que tengan entre 58 y 62 años, igualmente con 15 años de antigüedad, se ofrecen prejubilaciones con el 70% del salario hasta los 63 años, o el 65% del sueldo más la mitad de los complementos. A quienes tengan 62 años o más se les ofrece cobrar 20 días por año trabajado con el tope de 12 mensualidades.

Para los que están entre los 53 y los 54 años, el banco ofrece una indemnización que puede llegar hasta los 350.000 euros, pero que se calcula teniendo en cuenta el 60% del importe pensionable de seis anualidades; mientras que a los de menos edad se les ofrece una indemnización de 33 días por año con el tope de 18 mensualidades.

CRÍTICAS SINDICALES

Fuentes sindicales coinciden en que la propuesta no está en sintonía con procesos de ajustes de empleo similares, ni siquiera con el último, acometido en los servicios centrales del banco tras la integración de Popular, lo que les resulta "preocupante". Para CCOO se trata de una propuesta "cicatera" y para CGT de una primera propuesta con condiciones "muy a la baja".

UGT opina que en una gran empresa con altos beneficios y miles de empleados mayores de 55 años en plantilla, cualquier ajuste debería hacerse a través de un plan de prejubilaciones a medio plazo y no con un ERE. En la reunión de este martes, la empresa también ha planteado medidas adicionales de movilidad para los trabajadores que se vean afectados por el cierre de las 1.150 oficinas previstas.

El banco propone una prima única de 6.000 euros para quien tenga que desplazarse ahora entre 75 y 100 kilómetros más el kilometraje durante 6 años. En el caso de que la movilidad implique cambio de islas, se abonarán 9.000 euros brutos anuales durante 12 años.

OTROS DESPIDOS

El plan presentado por la dirección hasta el momento dista algo de lo que se ha pactado en otras entidades del sector. En el caso de CaixaBank, por ejemplo, se asegura la voluntariedad de las mismas y en caso de que no surgieran 2.023 voluntarios para dejar la empresa, no se alcanzaría necesariamente dicha cifra. El ajuste en CaixaBank comportará el cierre de cerca de 800 oficinas, con un impacto económico próximo a los 900 millones de euros. Los menores de 52 años que acepten rescindir su relación laboral con CaixaBank, por ejemplo, recibirán una indemnización de 45 días por año trabajado con un mínimo de 36 meses y un máximo de 42, así como un prima de entre 13.000 y 23.000 euros. Para los de mayor edad (nacidos antes de 1965), se les abonaría el 57% del salario bruto cada año hasta la jubilación más el convenio especial (el pago a la Seguridad Social) hasta los 63 años. Además cobrarían una prima de entre 18.000 y 38.000 euros, según el tramo de edad. Se calcula que el coste medio para la empresa será de 438.000 euros. En el caso de los menores de 52 años puede ser de hasta 3,5 veces el salario anual.

En el BBVA, las indemnizaciones por abandonar la empresa antes de la jubilación han sido habitualmente del orden del 80% del salario hasta la jubilación, en pagos semestrales, aunque ese porcentaje depende de la edad. Los empleados con más antigüedad suelen tener además un plan de pensiones para complementar el paso legal a la jubilación.