+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editorial

Una frágil alianza contra Salvini

 

El viceprimer ministro italiano y titular de la cartera de Interior, Matteo Salvini, ha visto frenado su primer asalto a la presidencia del Ejecutivo. El intento de desencadenar unas elecciones parlamentarias de forma inminente, con una moción de censura contra el primer ministro Giuseppe Conte que le permita quitarse de encima a sus socios de gobierno del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), se ha visto frenado por una frágil alianza entre los agraviados grillinos y el grupo parlamentario del Partido Demócrata (PD), con el exprimer ministro Matteo Renzi. De momento, la votación de este martes en el Senado italiano ha aplazado la discusión de la moción de censura y lo deja todo a expensas de una comparecencia de Conte el próximo 20 de agosto. Ahora se dibujan diversos escenarios para frenar a Salvini: un Gobierno técnico apoyado por el M5S y el PD o directamente la coalición entre ambos que no fue posible tras las elecciones en que Renzi fue derrotado. Las dificultades no son pocas, desde las diferencias que ya hicieron que el PD rechazara esta posibilidad al pulso que mantienen el secretario general del PD, Nicola Zingaretti, inicialmente más predispuesto a ir a las urnas y que ahora prefiere confiar la solución al presidente Matarella, y Renzi, que con el grupo parlamentario bajo su control amenaza con utilizar la situación actual para pilotar una escisión.

Salvini trata de capitalizar la popularidad acumulada, que le brinda unas expectativas de voto que alcanzarían hasta el 38% del censo. Que lo haya logrado gracias a una política abiertamente antiinmigración y antieuropea, con un discurso a medio camino entre el populismo de Trump y resabios caudillistas de otros tiempos, dejando a los otrora antisistema del M5S el papel de componente moderado de la fórmula de gobierno, es el primer motivo de preocupación. Pero es mucho más inquietante el horizonte que se presenta en caso de que Salvini logre llevar a Italia a unas elecciones anticipadas y alcance la mayoría amplia, pero insuficiente, a la que apuntan los sondeos. A la actual alianza de Gobierno populista la sustituiría un Ejecutivo sin freno alguno para una deriva cada vez más abiertamente ultraderechista de la Liga, con Silvio Berlusconi y los nostálgicos del fascismo de Fratelli D’Italia como únicos socios posibles de Gobierno. Motivo más que suficiente para que la izquierda Estado de EEUU, Mike Pompeo, se ha referido a la necesidad de sustituir el INF por un acuerdo más amplio que incluya también a China. Pekín no forma parte de ningún acuerdo de desarme, mientras que otras potencias nucleares como Israel, India y Pakistán han desarrollado sus programas fuera del paraguas del Tratado de no Proliferación Nuclear. Si a ello se une la incógnita sobre el alcance real de los proyectos nucleares de Irán y Corea del Norte, el resultado es un escenario que recuerda a la carrera armamentística de la guerra fría, con la diferencia de que entonces se trataba de un asunto bipolar y hoy es multipolar y, por tanto, más peligroso e incontrolable.