+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Editorial

El hundimiento del PP

 

Numéricamente, pocos paños calientes se le pueden poner al resultado del PP en las elecciones generales: 66 escaños, 71 menos que en el 2016, y tres millones y medio de votos menos. Políticamente, el balance es desolador para Pablo Casado. El líder del PP ensució la campaña con sus virulentos ataques a Pedro Sánchez, legitimó la ultraderecha de Vox (dos días antes de la votación llegó a proponer un Gobierno del «trifachito»), se embarcó en una carrera de radicalismo con la extrema derecha y con Ciudadanos y dejó al PSOE todo el voto centrista, un regalo que Sánchez supo aprovechar.

La campaña y el pésimo resultado del 28-A fue la culminación de una gestión como jefe de la oposición basada en la dureza (insultos incluidos a Sánchez) y por un viaje a la derecha extrema que se vio acentuado por el acuerdo a tres bandas en Andalucía. Ese pacto que le dio al PP la Junta de Andalucía ocultó que su resultado había sido más que discreto. El electorado, muy movilizado contra las propuestas tan radicales de los tres partidos de la derecha, le negó el 28-A la posibilidad de gobernar, pese a perder las elecciones, con otro pacto a tres. Si la derecha no suma es porque el desplome del PP fue histórico.

Instado por los barones del partido, en su análisis electoral en el comité ejecutivo nacional Casado protagonizó un viaje exprés al centro, aunque sin autocrítica. Ahora ya llama ultraderecha a Vox, después de haberle permitido marcar la agenda de la derecha en asuntos como la identidad nacional y las políticas de igualdad. No suena sincera esta supuesta moderación, poco acorde con la biografía política de Casado, un hombre de José María Aznar que en sus nueve meses al mando del PP ha intentado acabar con los vestigios de Mariano Rajoy, lo que Santiago Abascal y muchos en el PP llaman o consideran «la derecha acomplejada», es decir, de vocación moderada.

Tradicionalmente, esta intención de cubrir un amplio espectro de centroderecha es lo que ha permitido al Partido Popular lograr grandes cuotas de poder. El PP de Pablo Casado ha sido borrado del mapa en el País Vasco y es irrelevante en Cataluña, y sus barones temen un descalabro en las inminentes elecciones autonómicas y municipales. Pero más allá de la próxima cita electoral, la pregunta que deben responder los conservadores es si quieren ser un partido de gobierno con presencia en toda España o una fuente de radicalismo.

 
 
3 Comentarios
03

Por el vara 12:50 - 02.05.2019

El PP cambió el rumbo en el momento que se metió con los funcionarios y les recortó el sueldo, les congeló la paga extra y les quitó dias de asuntos propios , ese es el rumbo,no tocar a esa casta como los toque mal te irá.

02

Por jordi motlló 9:31 - 02.05.2019

Claramente, el PP ha perdido el rumbo. No ha sabido ser un partido POLÍTICO, ha sido, y continúa siendo, una agrupación de personas con ideas anti (antisocialista, anticatalán, antifeminista...) y esto les ha pasado la factura que ahora tienen que pagar y, quizás, no tendrán suficiente dinero para hacerla efectivo. Ahora, quieren girar hacia el centro para hacer creer a los votantes que se les han ido que han cambiado y recuperar sus votos para kas autonómicas, municipales y europeas. Se piensan que la gente es tonta y se deja engatusar por sus proclamas.

01

Por vistacorta 8:40 - 02.05.2019

El PP, con el Sr. Casado liderándolo no conseguirá salir del bache que se encuentra, son muchos los votantes que lo consideran poco apto para presidir un gobierno.