+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Editorial

Menos velocidad, más seguridad

 

Ayer entró en vigor una medida que ya fue ideada por el actual director general de Tráfico cuando ostentaba el mismo cargo en el 2011, en la administración del PSOE. En el borrador de la reforma del reglamento de circulación, Pere Navarro incluía la reducción a 90 km/h de la velocidad máxima permitida en las carreteras convencionales, que es donde se producen (el 75%) la mayor parte de accidentes. Más de 900 personas fallecieron en estas vías en el 2018, la mayoría de las veces como consecuencia de un exceso de velocidad. El Gobierno del PP, sin embargo, consideró que la imposición de este límite iba en contra de sus expectativas electorales por considerarse una medida impopular. Ocho años después de aquel borrador y casi 40 después de estipular una velocidad de 100 km/h, España, como ocurre ya en media Europa, implanta una reducción avalada por los expertos que tendrá que imponerse de inmediato con más radares y más control, en beneficio de la seguridad viaria. Otro aspecto que atañe a esta seguridad es la enorme cantidad de conductores que circulan sin carnet de conducir. Bien por no haberlo aprobado nunca, bien por haber perdido los puntos o por suspensión. Aun a pesar de las graves consecuencias administrativas e incluso penales, la irresponsabilidad de estos conductores persiste, en detrimento de la seguridad de todos.

 
 
1 Comentario
01

Por tommit1961@hotmail.com 9:47 - 30.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La medida DEFINITIVA para la reducción de velocidad y la racionalización del tráfico es tan simple como obligar a los fabricantes de vehículos a poner en el centro del salpicadero el marcador de consumo instantáneo, para que estén viendo lo que les cuesta cada vez que tocan el acelerador. Cuando vean que el consumo se dispara cada 10 kms/h de más a partir de los 80kms/h ya verás como nadie le aprieta. Pero en lugar de eso está el velocímetro y como la gente se aburre a lo que juega es a ir al máximo permitido o un 10% más, aunque eso le cueste pagar más del doble por kilómetro. Mira que es fácil. Pero el gobierno come de la gasolina y de las multas.