+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

editorial

El otro sumario del ‘procés’

 

El procesamiento de 30 altos cargos del Gobierno catalán y de otros organismos públicos, además de algunos empresarios, por organizar el referéndum del 1-O recuerda que el proceso soberanista no solo se juzga en el Tribunal Supremo y en la Audiencia Nacional, sino también en la causa abierta en el Juzgado número 13 de Barcelona, que es donde se iniciaron las diligencias. En el Supremo se juzga a los aforados, mientras que en el juzgado ordinario se ha investigado a los segundos escalones de las ‘conselleries’ y a cargos sin aforamiento. La jueza descarta los delitos de rebelión y sedición --por este, el anterior juez llegó a investigar a algunos de los ahora procesados-- y observa cinco presuntos delitos: malversación --con una fianza solidaria de casi 6 millones de euros--, desobediencia, prevaricación, falsedad y revelación de secretos, por colaborar en distinto grado en un «plan conjunto» para celebrar el referéndum unilateral. Curiosamente, quedan exonerados el juez Santiago Vidal, con quien se iniciaron las pesquisas, y Carles Viver Pi-Sunyer, considerado el arquitecto jurídico del ‘procés’, además de otros 13 investigados. Los procesamientos son el desenlace lógico de la investigación abierta en el juzgado, con el que se podrá estar o no de acuerdo, pero, en todo caso, no nos encontramos en «un estado de excepción judicial» ni los acusados cumplían un «mandato democrático», como se apresuró a decir el presidente Quim Torra en una declaración institucional.

 
 
2 Comentarios
02

Por juan.crespo 14:14 - 23.04.2019

5 cargos penales, y a diferencia de los que asume la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, no se incluyen ni rebelión ni sedición, como ya han señalado hasta cinco tribunales de diferentes países europeos perfectamente democráticos que han negado la extradición a los exiliados o prófugos, como se les quiera llamar. La prisión preventiva incondicional sin fianza es aberrante y da carta de legitimidad para considerar que se trata de un juicio político con las garantías jurídicas mermadas.

01

Por vistacorta 8:26 - 23.04.2019

Resulta difícil entender que por unos mismos hechos, unos y otros sean juzgados por diferentes causas.