+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

editorial

Una precariedad añorada

 

La cultura nunca ha sido un ámbito de gran estabilidad laboral ni económica. Unos pocos creadores, cuando alcanzan la gloria, pueden llegar a multimillonarios. Pero hace falta una masa crítica suficiente para estimular el talento y aspirar a generar esos genios. La España democrática intentó generar ese tejido cultural tras el franquismo. Nunca llegó a los niveles de la Europa más avanzada. Escritores, músicos o pintores alcanzaron una precaria estabilidad: basada en la venta de derechos de autor, colaboraciones en los medios y participación en actividades formativas de una incipiente red cultural que crearon ayuntamientos, diputaciones y las denostadas cajas de ahorro. La crisis se ha llevado por delante esa red tan precaria. Los medios han reducido sus presupuestos de colaboración acuciados por la presión de la gratuidad de los contenidos.

A los creadores culturales les cuesta llegar a final de mes y eso pone en peligro la regeneración del talento, el surgimiento de grandes obras y la calidad de nuestra sociedad. El entorno digital tampoco ayuda. El cobro de los derechos de autor es cada vez más una quimera y los usuarios no parecen concienciados con este drama. Todo indica que si no hay un cambio de tendencia, algunos de los que ahora malviven de la creación cultural dejarán de hacerlo. Ciudadanos e instituciones deben decidir si se pueden permitir este empobrecimiento.

 
 
1 Comentario
01

Por Tosapla 18:36 - 18.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

" ... las denostadas cajas de ahorro.". ¿Por quienes?. Gracias a la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Plasencia, mis cuatro abuelos pasaron de ser unos asalariados temporeros, y por tanto casi sumidos en la miseria, a levantar un pequeño patrimonio, que fué la base para que sus descendientes pAsaran a engrosar las listas de la llamada clase media. Pero hete aquí que muchos politicos, metieron sus sucias manos, nunca mejor dicho, y pasó lo que tenia que pasar. Lo malo es que todos, hasta la presente, se "han ido de rositas".