+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Editorial

Pulso por el poder en la izquierda

 

La primera sesión del debate de investidura de Pedro Sánchez fue la constatación en el Parlamento de las diferencias y desacuerdos entre los dos partidos de la izquierda, el PSOE y Unidas Podemos (UP), enfrascados en un pulso por el poder a cuenta de la composición y el programa de un Gobierno de coalición que, después de tres meses de las elecciones del 28 de abril, se antoja como la única posibilidad de que España acabe la semana con un presidente investido. En un duro duelo parlamentario, Sánchez y el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, intercambiaron reproches y evidenciaron que sus diferencias van mucho más allá que la presencia o no del segundo en el Ejecutivo.

En plenas negociaciones para formar Gobierno con vistas a la segunda votación de investidura del próximo jueves -la votación de hoy se da por perdida-, Sánchez e Iglesias protagonizaron un cara a cara inusual por la franqueza con la que expusieron sus posiciones negociadoras, sus recelos y sus desconfianzas. A juzgar por sus intervenciones en el Parlamento, las discrepancias son numerosas y de enjundia. Van desde el reparto del poder en el Gobierno (número y peso de las carteras que tendrá cada partido) hasta asuntos programáticos, de fondo. La cuestión catalana -a la que Sánchez apenas hizo mención en su discurso inicial- es uno de los principales escollos, a las puertas de la sentencia del juicio del procés. Pero hay más, a juzgar por las diferentes intervenciones, desde la reforma del artículo 99 de la Constitución y la profundidad de un programa de izquierdas. No hay tradición en España de Gobierno de coalición, y esta falta de referentes sin duda se nota en las negociaciones entre PSOE y UP.

Un fracaso abocaría, según repitió Sánchez en varias ocasiones, a una repetición electoral, a pesar de que sobre el papel en septiembre habría otra oportunidad. Esta es la herramienta de presión del líder socialista sobre UP pero también sobre los dos principales partidos de la derecha, PP y C’s. Sus líderes, Pablo Casado y Albert Rivera, tuvieron unas intervenciones dispares. Casado fue contundente en su oposición a Sánchez pero mantuvo las formas. Rivera, en cambio, se abonó al tono bronco, situándose a la derecha del mismo PP. No parece que Sánchez encontrará en la derecha la abstención que anhela. Solo un acuerdo con Iglesias le lleva a la investidura. Apenas tienen unos días para pactar acuerdos y, sobre todo, desacuerdos, una tarea que por lo visto ayer no es nada sencilla.

Temas relacionados
 
 
 
2 Comentarios
02

Por Tosapla 9:50 - 23.07.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lo de ayer es consecuencia logica de esa actitud guerracivilista de los que se autotitulan de izquierda. Cuando se hace una mocion de censura hay que calibrar las consecuencias a corto, medio y largo plazo, porque si no pasa lo que pasa. Soy contrario a los extremos, pero me parece muy mal que se "cabrestee" con el de ultra izquierda, y se afee al que llaman de ultraderecha, que en realidad a mi me parece que no lo es.

01

Por vistacorta 8:51 - 23.07.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ayer escuchando y interpretando el leguaje corporal de los políticos que intervinieron, el que mas me llamo la atención fue la del Sr, Rivera, cuando dice: Por decir..........nos llaman fascistas, por decir..........nos llaman fascistas y así varias veces seguidas, y en cada una de ellas levantaba el brazo derecho por encima del hombro.