+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

¿Qué pasaría si hubieran sido autonómicas?

Si se aplicaran los votos del 28-A, las tres derechas sumarían para gobernar en la Asamblea regional

 

En unas elecciones autonómicas y municipales influyen muchos factores, el escenario es distinto (en los pueblos, a veces, arrastra más votos la persona que el partido), pero de momento, extrapolar los resultados del 28-A a la cita del 26 de mayo, cuando se decidirá quién mandará en Extremadura, supone como resultado que las tres derechas sí sumarían suficientes apoyos para gobernar. Así lo refleja el cálculo realizado en una simulación de la ley d’Hont que toma como referencia el escrutinio del pasado domingo.

En Extremadura están en juego 65 escaños a nivel autonómico (36 por Badajoz y 29 por Cáceres) para la conformación de la Asamblea. Atendiendo al cálculo citado, el PSOE seguiría siendo la fuerza con más seguidores, con un 38% de los apoyos, y obtendría 26 diputados (15 por la provincia de Badajoz y 11 por la de Cáceres).

En segundo lugar estaría el PP, con un 22% de los votos, y se quedaría con 14 escaños (7 por cada circunscripción).

En tercer lugar y casi pisándole los talones a los populares extremeños quedaría Ciudadanos, con un 18% y 12 diputados (7 por Badajoz y 5 por Cáceres).

El partido de ultraderecha Vox se posicionaría en cuarto puesto, por delante de Podemos, con casi un 11% de los apoyos y 7 escaños (4 por la provincia pacense y 3 por la cacereña).

Y el quinto lugar sería para la formación morada, que se presenta con el nombre de Unidas por Extremadura, con un 9,6% de los apoyos y 6 diputados (3 por cada provincia).

¿Alianzas?

Con esos supuestos resultados, al bloque de izquierdas no le llegaría para poder formar gobierno (PSOE y Podemos se quedarían en 32, a uno solo de la mayoría absoluta); mientras que las tres derechas (PP-Cs-Vox) si aunarían los 33 escaños necesarios.

No obstante, esto es solo una extrapolación de datos sin tener en cuenta los factores propios de las elecciones autonómicas y municipales y dejando a un lado la campaña electoral extremeña. Además, tampoco están claras las alianzas postelectorales que habrá en la región, puesto que no se descarta un pacto PSOE-Ciudadanos.

Esta legislatura la Asamblea de Extremadura ha estado distribuida así: 30 diputados para los socialistas, 28 para los populares, 6 para Podemos y uno para Ciudadanos.

Fue el resultado de las elecciones de mayo de 2015, cuando el PSOE recuperó el poder tras el mandato del PP de José Antonio Monago, que conformó el primero gobierno extremeño de color azul en democracia.

Temas relacionados