+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El PSOE y Cs, a la caza del voto en la romería

Ambos partidos se pasearon ayer por los festejos en honor a San Isidro H Los de naranja regalaron globos y gorras; los socialistas, platos de paella

 

La gran paella popular que prepararon en la caseta del PSOE para los asistentes. - R.S.R.

Foto de familia de Ciudadanos en la carpa de la romería de Villafranca de los Barros. - CEDIDA

R. SÁNCHEZ VILLAFRANCA DE LOS BARROS
16/05/2019

«Yo soy apolítica, no quiero saber nada», decía una romera con un globo naranja de Ciudadanos enganchado en la pata de su silla. «A mí me viene a saludar el alcalde porque yo trabajo en el Ayuntamiento, bueno, por eso y porque luego se viene a picotear aquí, como todos los años», añadía otro vecino varias casetas más arriba, que está empleado en el servicio municipal de limpieza y tiene claro su voto. Ayer se festejaba a San Isidro (patrón del campo, de la lluvia, de los agricultores) y se rendía homenaje a la cerveza fría y los pinchitos en numerosas localidades extremeñas; Villafranca fue una de las que se unió a la fiesta con multitud de asistentes. Entre ellos, los que en estas semanas van buscando votos (y tratando de robárselos a los rivales más cercanos). Ya advertían los aparcacoches nada más llegar que la jornada iba a ser distinta: «Hoy hay hasta policías escondidos», comentaban medio en broma medio en serio.

De peregrinación estuvo pues el PSOE por la comarca pacense de Tierra de Barros. El candidato autonómico, Guillermo Fernández Vara, alternó por las romerías de Fuentes de Cantos, Ribera del Fresno (incluyendo misa, procesión del santo, cordón al cuello y medalla del susodicho en el pecho... es, entre otras cosas, católico confeso) y llegó a Villafranca a la hora del almuerzo con un calor propio del mes de agosto.

El bastón de mando

Allí lo esperaba ese alcalde nombrado, el socialista Ramón Ropero, que lleva varias legislaturas con el bastón de mando del pueblo (menos en las primeras elecciones democráticas, cuando ganó UCD en 1979, el PSOE ha gobernado siempre en la localidad). Es, sin duda, uno de los feudos tradicionales. Un valor seguro.

Pero anda preocupado Vara con la amenaza de huelga en el campo, y así se lo hizo saber a Ropero nada más bajarse del coche. Es la consecuencia de la subida del salario mínimo, una medida aprobada recientemente por el Gobierno de Pedro Sánchez, justo antes de las elecciones generales del 28-A; pero las organizaciones agrarias se resisten a cumplir la nueva normativa y el enfrentamiento está abierto con los jornaleros.

Meterse en las romerías en campaña electoral es todo un clásico en Extremadura; al igual que casi cruzarse con otro partido en el mismo escenario. En el paseíllo que hizo Vara desde la entrada hasta la caseta del PSOE se fue topando con la huellas que había dejado minutos antes el líder de Cs, Cayetano Polo, que montó su propia carpa en Villafranca para obsequiar a los presentes con su merchandising. «Hemos venido a repartir vitamina», arrancó Polo su intervención. Está claro que va explotar el lema de campaña hasta que pueda (ya saben, ese de #VitaminaCayetano).

Los de naranja distribuyeron globos y gorras (de ese inequívoco color, en su versión más chillona) a niños y mayores. Se les veía bien desde lejos.

Fernández Vara también se encontró con una mesa informativa del PP, que regalaba sombreros de paja con una tira que imitaba la bandera de España. Otro clásico.

Tantos platos como votos

Pero el PSOE jugaba en casa y con experiencia de décadas a la espalda: había preparado una enorme paella popular y servía platos gratis a quienes pasaban por allí. No hay competencia. ¿Que para cuántas raciones? Tantas como votos.

O incluso más. Porque los socialistas extremeños no solo se ven ganadores, sino que el anhelo de volver a recuperar la mayoría absoluta les tiene metidos en una frenética campaña. Así lo están viviendo. No hay respiro porque ven posibilidades.

Pero ojo, que la competencia directa está apostando fuerte y aparecen cuando menos se espera. A la salida de Villafranca de los Barros despide a los visitantes desde la carretera un gran cartel con la imagen del líder de Ciudadanos, que quiere que se le conozca bien en la provincia de Badajoz.

Temas relacionados