+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Preacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos

La empresa ve con cautela el pacto político pero sin alarma

Inquietan posibles subidas de impuestos y derogaciones en la reforma laboral. Tranquiliza el refuerzo de Calviño y el compromiso con las reglas europeas

 

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en la Moncloa. - EFE / PACO CAMPOS

ROSA MARÍA SÁNCHEZ
17/11/2019

La clase empresarial ha recibido con recelo el preacuerdo de coalición de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos. No, con alarma. Al menos, de momento.

La bolsa española cerró la semana pasada con una caída del 1,4%, que no es exagerada. Sobre todo sufrió la banca, aquejada por las dudas sobre nuevos impuestos al sector. La entidad pública Bankia, pendiente de privatización, perdió el 6,1%.

Hay incertidumbre. Pero «hay que ser muy cauteloso, hay que espera», aconseja el director de Estudios Financieros de Funcas, Santiago Carbó, porque aún no se conoce el alcance del acuerdo político. «Los inversores no temen al PSOE. Es un partido que ha estado gobernando muchos años y aunque se pueda estar más o menos de acuerdo con sus postulados, se conoce su acción de gobierno», explica Carbó.

Las dudas se ciernen en torno a la capacidad de influencia que podrá tener el posible vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias y los ministros de Unidas Podemos en la acción de Gobierno. No obstante, las primeras negociaciones sugieren que el PSOE conservará el control de la gestión económica y que las competencias de Podemos tendrán que ver más con el áreasocial, tal vez en Sanidad o Igualdad.

PROYECTO DE PRESUPUESTOS

Existen dudas, pero también hay algunas certezas de partida. Sobre todo si se toma en cuenta el proyecto de Presupuestos del Estado para el 2019 que pactaron ambas formaciones y que tumbó el Congreso de los Diputados.

En aquel texto había una subida de impuestos que Hacienda cifró en 5.645 millones (lejos de los 80.000 millones que se teme en algunos medios empresariales para la legislatura) con un alza en el IRPF a partir de 130.000 euros y un tipo mínimo de Sociedades del 15% para grandes empresas. También se creaba un impuesto sobre transacciones financieras del 0,2% sobre la compraventa de determinadas acciones y un nuevo tributo digital del 3%, además de una subida de la fiscalidad del diésel que no afectaba a transportistas. Asimismo había rebajas de impuestos para las pymes y de IVA, para algunos productos.

Son medidas que pueden concitar mayor o menor acuerdo –algunas de ellas, compartidas por la OCDE y la Comisión Europea–, o ser cuestionadas en el actual contexto de desaceleración económica, pero no son desconocidas. Por el lado del gasto, el proyecto presupuestó medidas sociales que hacían subir el 4,5% las partidas, según estimaciones del propio Gobierno.
Ese proyecto, fallido, da una medida aproximada de lo que podría llegar al ser un nuevo pacto de Gobierno entre las dos formaciones de izquierda.

Sin embargo, Almudena Semur, secretaria general el Instituto de Estudios Económicos (IEE), expresa su preocupación por algunas de las coincidencias entre los programas económicos de ambos partidos. «Coinciden en subir el salario mínimo, aumentar los impuestos a las empresas y a las personas físicas con determinado nivel de renta, modificar la última reforma laboral, o actualizar las pensiones en función del IPC, medias que sin lugar a duda serian muy perjudiciales para nuestra economía», opina Semur.

«Hay motivos de preocupación, pero me tranquiliza la mención a la estabilidad presupuestaria» incorporada en el texto del preacuerdo firmado por Sánchez e Iglesias el 12 de noviembre, añade Carbó. El texto habla de «responsabilidad fiscal de España con Europa» y en su primer punto incluye «combatir la precariedad del mercado laboral y garantizar trabajo digno, estable y de calidad», sin dar más pistas sobre la reforma laboral.

TRANQUILIDAD 

También es motivo de tranquilidad empresarial el anuncio de Sánchez de elevar al rango de vicepresidenta a la actual ministra de Economía, Nadia Calviño. «No nos preocupa particularmente» el pacto entre PSOE y Unidas Podemos, dijo esta semana el consejero delegado de Vodafone en España, Antònio Coimbra, si se logra un Ejecutivo estable y además deja la gestión económica en manos de Calviño, añadió el directivo.

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España