+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El tablero catalán 3 El encuentro en la Moncloa Páginas 26 y 27

Sánchez y Torra inician el deshielo

El ‘president’ pide mirar «adelante» y celebra que el Gobierno asuma el problema «político». El Gobierno del PSOE reactivará organismos bilaterales y retirará recursos contra leyes catalanas

 

Sánchez y Torra pasearon un cuarto de hora por los jardines de la Moncloa, ayer. - EFE

JUAN RUIZ SIERRA / FIDEL MASREAL
10/07/2018

Ni Pedro Sánchez esperaba que Quim Torra renegara de la independencia ni Torra confiaba en que Sánchez abrazase el derecho de autodeterminación. La reunión que ayer mantuvieron en la Moncloa el jefe del Ejecutivo y el presidente de la Generalitat tenía otros fines. Volver a abrir un canal de comunicación, roto a raíz del referéndum del pasado octubre. Discutir sobre el principal problema que les separa, la posibilidad de la secesión de Cataluña, pero también, y sobre todo, de asuntos concretos y a corto plazo. Y emplazarse a continuar dialogando. Bajo estos prismas, el encuentro, que se prolongó durante casi dos horas y media, fue un éxito.

La escasa novedad de los acuerdos alcanzados (reactivar la comisión Estado-Generalitat y retirar los recursos del anterior Gobierno contra leyes del Parlament) fue compensada por la sensación que transmitieron ambas partes. La vicepresidenta, Carmen Calvo, argumentó que la cita había sentado «una estupenda base» para «terminar» con «siete años de desencuentro». Torra tuvo expresiones aún más redondas. Habló de «un hilo de esperanza» que inauguraba «una nueva etapa».

Todo esto no significa que el conflicto tenga visos de resolverse, porque Sánchez y Torra constataron sus profundas discrepancias en torno a la independencia de Cataluña, pero sí, al menos, que pueden coincidir en que esta es «una crisis política que requiere de una solución política» (la frase es del presidente del Gobierno) y por el camino llegar a pactos en materias como infraestructuras, transferencias y políticas sociales.

Torra tiene que hacer aquí complicados equilibrios. El clima positivo de la reunión provocó en el terreno soberanista una sacudida de dimensiones todavía por analizar. Los Comités de Defensa de la República tardaron pocos minutos en advertir al president contra la negociación bilateral y le emplazaron a dimitir si sigue por ese camino. También ERC lanzó un aviso. «Buenas palabras y buena predisposición, pero ninguna novedad más», dijo el portavoz republicano, Sergi Sabrià.

Ante el malestar que estaba provocando su actitud conciliadora, el Govern colgó a media tarde un mensaje en Twitter en el que el Torra recordaba que no renunciaba «a ninguna fórmula» para llegar a la independencia. En su entorno también se esforzaron en rebajar el optimismo inicial del president. Sus colaboradores subrayaron que Torra no había salido «eufórico» de la cita, que lo positivo era que Sánchez asumiera el «problema político», pero que estaba por ver los frutos. En cualquier caso, el tono del presidente catalán fue constructivo. En Blanquerna, la delegación de la Generalitat en Madrid, dijo haber visto a un Sánchez empático, sincero, que «tomaba notas» y ponía en práctica el «reconocimiento mutuo» de ambos proyectos políticos. Fuentes del Govern destacaron que buena parte de las más de dos horas de cita se dedicaron al debate sobre la autodeterminación, en el que Torra puso sobre la mesa distintas opciones y referentes internacionales, sin que Sánchez, continuaron estos interlocutores, concretara su modelo.

La versión del Ejecutivo es distinta. La posibilidad de un referéndum ocupó una parte muy pequeña del total de la reunión, señalaron fuentes de la Moncloa, y el líder socialista ofreció en su lugar avances en el autogobierno, recordando su propuesta de cambiar la Constitución para reconocer la plurinacionalidad del Estado.

Pero los colaboradores de Sánchez resaltaron lo positivo, justificando su optimismo con cuatro argumentos. Uno: el tiempo que duró el encuentro, casi dos horas y media. Dos: los asuntos abordados, que fueron mucho más allá de la independencia. Tres: la posibilidad de una segunda reunión en breve, probablemente en otoño, y en Barcelona, rompiendo con el protocolo, que señala que es el jefe del Ejecutivo, no el presidente autonómico, quien ejerce de anfitrión. Y cuatro, quizá lo más importante: el tono empleado y los gestos de ambas partes. Torra llegó a la cita con dos libros y una botella de licor ratafía. Sánchez, en su cuenta y en la de la Moncloa, hizo algo muy sencillo, pero insólito: tuitear en catalán. Y los dos, al terminar la reunión, pasearon más de un cuarto de hora por los jardines del palacio.

Sin obtener ninguna concreción en su propuesta esencial, la autodeterminación, Torra continuó desgranando con optimismo los contenidos del encuentro en la Moncloa, con acuerdos sectoriales como la derogación de los aspectos más lesivos de la llamada ley mordaza, la reactivación de las leyes sociales del Parlament suspendidas por el TCa instancias del Gobierno del PP (como las que abordan la pobreza energética, el cambio climático y la universalidad de la Sanidad), el impulso al Corredor Mediterráneo y la anulación de la sentencia en el juicio al president Lluís Companys. El Govern parece decidido a explorar «la nueva etapa», dijo el president, «con voluntad de mirar adelante».

«Venimos atravesando una crisis política durante mucho tiempo. Lo más importante es la normalización de las relaciones con el gobierno legal y legítimo de Cataluña», concluyó Calvo. La vicepresidenta comparó el clima actual y el que existía con Rajoy. «A otros gobiernos les han hecho dos referéndums –recordó-. Nosotros, en un mes, hemos recibido a Torra y hemos hablado dos horas y media».

Buscar tiempo en otra localidad

   
7 Comentarios
07

Por Por aliano 12:38 - 10.07.2018

Animo españoles. El mundo está salvado con estos dos lumbreras.

06

Por el tío táito 11:36 - 10.07.2018

vaaraaa, corre tu a la moncloa a decirle que las capitales autonómicas de las extremaduras son la nacional que era del hombre del seiscientos de cuando aguelo paco y que te mande varios AVES que de eso no tenemos MIIIILAAANAAA BOOONIIITAAAAA

05

Por Qq 11:31 - 10.07.2018

Sánchez OCUPA, USURPADOR, sigue bajandote los pantalones con los independentistas, luego llegarán los de bilu, y así hasta completar el cartel de los que te votaron con tus promesas. Esto es política????? Esto es basura, BASURAAAAAAA

04

Por veton 11:19 - 10.07.2018

Esto es lo de siempre , el dinero para Catañuña y las vascongadas , si obra algo para el resto y para Extremadura que se joda , de todas formas los extremeños somos imbéciles , cada día me cae peor España .

03

Por el tío táito 11:00 - 10.07.2018

Pero a quien se le ocurre, apoyar a este en una moción de censura con la pretensión de que iba a devolver la voz al pueblo sin enquistarse en el poder y agotar la legislatura y lo que haga falta.

02

Por el tío táito 10:57 - 10.07.2018

Tejero secuestró la soberania nacional y le recetaron treinta años de cárcel. Ahora viene el marido de la barbi y se deja caer en los brazos de este del lazo. Que les ha prometido a los batasunos ikurriños,el acercamiento de to la banda?. Hay que reirse por no llorar, este que reivindica las memoria histórica se olvida casi de inmediato de los casi mil asesinados de ETA. Claro que hay cosas que tranquilizan, como por ejemplo el que las propinas de los camareros empiecen a tributar, que ya esta bien de tanta economía sumergida, hombre!

01

Por Edmundo Alrevés 10:52 - 10.07.2018

Llama racista, separatista y nazi al Torrao y luego lo recibe con honores en la Moncloa. Eso es coherencia y diálogo, no como hizo el PP con el 155 que apoyó La Pesoe de este frikipresidente. Ah, y no se corte en seguir dándoles dinero, el dinero público no es de nadie. Viva la coherencia y el pesebre.