+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

DÍA PARA LOS MÁRTIRES

Tarragona acoge la beatificación de 522 religiosos asesinados en la guerra civil

Asisten al acto el 'president' Mas, los ministros Fernández Díaz y Gallardón y el presidente del Congreso de los Diputados

 

Controles policiales en los accesos al complejo educativo donde se realiza la beatificación. - Foto: JOAN REVILLAS

EFE
13/10/2013

La Iglesia católica celebra hoy en Tarragona la beatificación de mártires más masiva de su historia, la de 522 religiosos asesinados en la guerra civil española, en una ceremonia que congregará a unas 25.000 personas. Asisten al acto el 'president' Artur Mas; los ministros de Interior, Jorge Fernández Díaz, y de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y el presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada

El acto, que se celebra en el Complejo Educativo de Tarragona --la antigua Universidad Laboral--, está presidido por el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato; el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco, y el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol. Un total de 104 obispos (79 españoles y 25 extranjeros), ocho cardenales, 1.386 sacerdotes, 2.720 religiosos de todas las congregaciones y 3.947 familiares de los mártires, además de numerosas autoridades, también asistirán a la macroceremonia.

Los mártires pertenecen a 33 causas (procesos de beatificación) diferentes y el acto se celebra en Tarragona porque tiene la causa más numerosa, con 147 mártires, entre ellos el que fuera obispo auxiliar de Tarragona, Manuel Borrás. También por lugar de nacimiento, la diócesis de Tarragona es la más numerosa con 75 mártires, seguida de Burgos con 68.

515 son españoles

Del total de mártires que serán beatificados, 515 son españoles y 7 extranjeros (3 franceses, 1 cubano, 1 colombiano, 1 filipino y 1 portugués) y, por condición eclesial, 88 eran sacerdotes diocesanos (3 obispos, 82 sacerdotes y 3 seminaristas), 15 eran Hermanos Sacerdotes Operarios Diocesanos; 412 eran religiosos consagrados de diferentes órdenes y 7 eran laicos.

Las causas que hoy serán beatificadas son por mártires de las diócesis de Ávila, Barbastro, Barcelona, Bilbao, Cartagena, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Jaén, Lérida, Madrid, Menorca, Sigüenza-Guadalajara, Tarragona, Tortosa y Valencia.

Casi la mitad de los mártires fallecieron en Catalunya y entre ellos figuran, además del obispo Borrás, que fue ayudante del cardenal Vidal i Barraquer, 20 monjes benedictinos de Montserrat, 39 hermanos de las Escuelas Cristianas, 7 carmelitas descalzos, 7 claretianos, un capuchino y cuatro presbíteros de la Fraternidad Terciaria de las Carmelitas de la Enseñanza.

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
7 Comentarios
07

Por Rouco resalta la presencia de autoridades en la celebración 21:53 - 13.10.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El Gobierno de Rajoy y el president Mas, avalan la beatificación masiva de mártires de la Guerra Incivil.- El Papa elude pedir perdón por el apoyo de la Iglesia al franquismo. Entronizados en Tarragona 522 religiosos asesinados durante el conflicto. Las víctimas exigen al Papa que la Iglesia pida perdón por apoyar a Franco.

06

Por «Venceréis, pero no convenceréis», de Miguel de Unamuno, discurso que le costó la destitución como rector y el ostracismo político.- 17:06 - 13.10.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El 9 de diciembre de 1936, el pastor protestante Atilano Coco oficialmente fue puesto en libertad por orden del gobernador militar, pero en realidad fue conducido al monte de La Orbada, en la carretera de Valladolid, y fusilado por los sublevados´-golpistas sin formación de causa. Se desconoce la situación de su enterramiento. El asesinato de Coco no fue un hecho aislado dentro de la España franquista. Los sublevados persiguieron sañudamente a los masones, pero también los protestantes sufrieron la represión, con el cierre de sus lugares de culto y sus escuelas. Numerosos pastores fueron detenidos y fusilados. En la España ocupada por los militares sublevados se comenzó a fraguar el nacional-catolicismo como doctrina de la dictadura militar, sin libertad religiosa, y además se suponía que los protestantes —que habían apoyado la legislación republicana de separación de la Iglesia del Estado— eran todos partidarios del Frente Popular.

05

Por Violencia franquista contra otras confesiones 16:59 - 13.10.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La represión alcanzó a los miembros de otras confesiones religiosas minoritarias. Uno de los miembros de la Iglesia Española Reformada Episcopal (IERE), el pastor Atilano Coco - pastor protestante español, asesinado por los franquistas sublevados pocos meses después del inicio de la guerra incivil y fratricida del 36 - salmantino y amigo personal de Miguel de Unamuno fue asesinado en su ciudad natal, aparentemente por su condición de protestante y masón. La IERE denunció los obstáculos para su culto y agresiones durante una parte del franquismo. Antonio Gargallo Mejía, testigo de Jehová fue ejecutado tras negarse a incorporarse al ejército siguiendo los preceptos pacifistas de su religión, y ser condenado por la justicia militar del bando sublevado acusado de "deserción".

04

Por otros religiosos mártires no declarados oficialmente: asesinados por el bando alzado franquista ... 16:52 - 13.10.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Otros episodios de violencia en contra de religiosos vascos por el bando sublevado franquista acontecieron en el bombardeo indiscriminado de Durango, el 31 de marzo de 1937, en el que resultaron muertos 14 monjas y dos sacerdotes, entre ellos el padre Morilla que falleció mientras oficiaba una misa. De mayor impacto en la opinión pública católica internacional resultó el bombardeo de Guernica, pocos días después, el 26 de abril, del que fue testigo el sacerdote Alberto Ondaindía. Tras estos acontecimientos, las protestas de los medios en el extranjero se hicieron notar y así el filósofo convertido al catolicismo Jacques Maritain declaró: "...si creen que han de matar, en nombre del orden social o de la nación, lo cual ya es bastante horrible, pero que no maten en nombre del Cristo Rey, que no es un jefe guerrero, sino un rey del perdón y de la caridad." (Jacques Maritain en "El mito de la Cruzada de Franco" de Herbert R. Southworth, citado por (Casanova 2005; 164)). Otros actos de represión contra religiosos que acontecieron en territorio bajo control franquista y que cayeron en el olvido, han sido investigados desde los años noventa. En Mallorca fue ejecutado el 7 de junio de 1937, tras consejo de guerra, Jeroni Alomar Poquet, sacerdote acusado por los franquistas de utilizar un radiotransmisor para comunicarse con sus enemigos y abandonado por la jerarquía eclesiástica de la isla, que justificó su asesinato al consideralo "díscolo" e "izquierdista". En Galicia, Andrés Ares Díaz, párroco de Val do Xestoso fue asesinado por falangistas el 3 de octubre de 1936, acusado de ofrecer el dinero de una colecta al Socorro Rojo. El profesor Antonio Aramayona por su parte, destaca el caso de José Pascual Duaso, cura de Loscorrales, fusilado según el autor, por "comunista" al distribuir la leche de su vaca entre los necesitados del lugar.

03

Por Orígenes del anticlericalismo en España ... 16:43 - 13.10.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A lo largo de la historia contemporánea de España anterior a la guerra incivil y fratricida de 1936, la violencia ejercida en contra de las personas relacionadas con la Iglesia Católica (y de otras religiones), los símbolos de su religión o sus intereses, ha sido estudiada por su carácter recurrente y prolongado en el tiempo como uno de los rasgos más destacados del anticlericalismo español, que surgido en el ideario político liberal, luego sería retomado por las corrientes republicanas más radicales y del movimiento obrero. Los asesinatos en el bienio de 1822-1823 (durante el Trienio Liberal), la matanza de sacerdotes en Madrid de 1834 (durante la Primera Guerra Carlista) y luego, durante las otras Guerras Carlistas o los episodios de la Semana Trágica de Barcelona de 1909 son los ejemplos de violencia más significativos del periodo anterior al establecimiento de la Segunda República, y muestran la existencia de un significativo sentimiento anticlerical en la sociedad española. En vísperas de la proclamación republicana, la Iglesia Católica era una institución identificada por una parte importante de la sociedad española con parte de los estamentos del poder heredados del Antiguo Régimen junto a la oligarquía, a la que apoyaba en su acción política en la misma extensión que la de los sectores de la oligarquía, coincidiendo en las reclamaciones para conservar sus privilegios sociales y económicos tradicionales. Desde esta perspectiva también, la mayoría del clero se había asociado a los intereses de la clase propietaria e incluso, se le asimilaba directamente con esta clase social poderosa.

02

Por RECONSIDERAR POSTURAS es lo PROCEDENTE ... 16:25 - 13.10.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En el franquismo no hubo una Iglesia de todos, sino una iglesia de los vencedores de la guerra incivil y fratricida del 36, la que se coadyuvó al golpe militar-fascista que encabezó franco y otros represores de los derechos humanos ... una dictadura que, bajo palio entrando en las iglesias cómo en su propio cortijo, aclamada por la jerarquía, duró 40 años, hasta que el CARDENAL TARANCÓN tomo las riendas en la Transición y proclamó la SEPARACIÓN IGLESIA-ESTADO ... ¡el respecto y aceptación del ESTADO ACONFESIONAL, es base para la CONVICENCIA SOCIAL y PACÍFICA de TODOS! (lo pasado no fue bueno, y quedan aún muchos rotos por coser, las víctimas de tan trágicos aconteceres, tienen derecho a ser amparadas y reconocidas, de la Iglesia y de su Jerarquía se espera algo más que un aliento de paz y de ánimo. Además existe otra causa aún pendiente: La iglesia católica siempre ha considerado a los religiosos muertos durante el conflicto incivil como mártires por la fe, a excepción de los curas fusilados en el País Vasco por el bando franquista alzado, por su postura favorable al nacionalismo vasco; ninguno de ellos ha sido beatificado todavía, bajo el argumento de que no murieron por ser sacerdotes, sino por ser nacionalistas , esta ambiguedad y tratamiento diferente no es seria, hablamos de una parte de religiosos españoles voluntaria y sangrantemente olvidados hasta el día de la fecha por el Vaticano y la jerarquía española.)

01

Por Lo que se calla y se olvida a propósito: Represión en el bando franquista.... 16:22 - 13.10.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

REPRESIÓN EN EL BANDO FRANQUISTA.- Si la inmensa mayoría de las muertes fueron causadas por acción de partidarios del bando republicano, en el otoño de 1936 tras la toma de control, por parte de las tropas del general Mola, de la práctica totalidad de Guipúzcoa, tampoco pudieron escapar de la represión 16 sacerdotes, 13 diocesanos y 3 religiosos miembros de la Iglesia Católica considerados hostiles por el bando sublevado en el País Vasco, donde mientras se había mantenido el control por parte del gobierno leal a la República, no se produjeron episodios masivos de violencia contra las personas o los bienes eclesiásticos como en el resto del territorio republicano. Martín de Lekuona y Gervasio de Albizu, vicarios en la parroquia guipuzcoana de Rentería fueron fusilados el 8 de octubre de 1936. A estos les siguieron el cura y escritor José de Ariztimuño "Aitzol", Alejandro de Mendikute y José Adarraga, ejecutados en Hernani el 17 de octubre de 1936. El 24 de octubre fueron fusilados José Iturri Castillo, párroco de Marín, así como a los también sacerdotes Aniceto de Eguren, José de Markiegi, Leonardo de Guridi y José Sagarna, mientras que en el cementerio de Oyarzun fue muerto el arcipreste de Mondragón, José de Arin. El 27 de octubre fue muerto el vicario de Marquina y al día siguiente, el cura auxiliar de Elgóibar. En el mismo mes se acabó con la vida de los padres Lupo, Otano y Román, del convento de los carmelitas de Amorebieta. El embajador de Estados Unidos en España durante la guerra civil, Claude Bowers, se refirió a aquellos hechos en los siguientes términos: "...esta lealtad de los católicos vascos a la democracia ponía en un aprieto a los propagandistas que insistían en que los moros y los nazis estaban luchando para salvar a la religión cristiana del comunismo." (Claude Bowers, Misión en España: en el umbral de la Segunda Guerra Mundial 1933-1939, cap. El martirio de los vascos. Ed. Exito, 1978)