+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LAS AVENTURAS DE UNA ILUSTRADORA EXTREMEÑA

Alicia, la frexnense que retrata Extremadura con acuarelas

Tras recorrer medio mundo y realizar 700 dibujos durante un año, la artista Alicia Aradilla, de Fregenal de la Sierra, realiza un nuevo cuaderno de viaje con el que ha redescubierto la región y sigue sumando proyectos y seguidores

 

La pintoresca vista de Cáceres desde la plaza Mayor. - SERGIO ALONSO

Guadalupe Moral
14/10/2018

De la dehesa extremeña a Alange, los viñedos de Tierra de Barros, el barrio judío de Hervás, Llerena, Plasencia, Medellín, la parte antigua de Cáceres o el pueblo abandonado de Granadilla. «He redescubierto Extremadura», dice la artista extremeña Alicia Aradilla, que durante tres semanas ha recorrido la región acuarelas en mano. Sus dibujos, cerca de una veintena conforma un original cuaderno de viaje sobre Extremadura y muestran los principales enclaves extremeños de otra manera, desde la perspectiva del arte.

«Cuando haces una foto no te fijas en tantos detalles como cuando te sientas a mirar y dibujar durante 45 minutos o una hora, porque en ese tiempo transcurren muchas cosas que se quedan de alguna forma impregnadas en ese trabajo para siempre. Hacer turismo dibujando es un placer, un recuerdo único y hacerlo en Extremadura ha sido muy chulo, porque muchas veces aquellas cosas que tienes más cerca son a las que menos atención prestas». Este peculiar cuaderno de viaje, que aún está fraguándose, cuenta con el respaldo de Extremadura Turismo y le ha permitido a Alicia descubrir lugares de su tierra que aún desconocía. De su tour le ha sorprendido Hervás y Granadilla, pero también ha recordado viajes de su infancia a Mérida o Llerena y ha disfrutado de nuevas experiencias, como la que vivió debajo de una encina dibujando a los cerdos en plena dehesa. «Se venían constantemente hacía a mí, se querían comer los pinceles, fue muy divertido», recuerda.

Pero no es la primera vez que Alicia, de 29 años y licenciada en Bellas Artes, mezcla dos de sus grandes pasiones: dibujar y viajar. Es precisamente lo que ha estado haciendo sin parar durante el último año de su vida, en el que se embarcó junto a su pareja, Sergio Alonso, en una aventura única y difícilmente repetible que le llevó a recorrer medio mundo sin separarse de sus pinceles y sus acuarelas. De aquella experiencia regresaron el pasado junio con 13 cuadernos de viaje rellenos y más de 700 dibujos que les gustaría compartir y mostrar. «Estamos ordenando todo el material que tenemos y queremos hacer algún tipo de libro, alguna exposición,...».

«Echo de menos la aventura»

No es su único proyecto una vez de vuelta a la rutina a la que, reconoce, ha sido difícil acostumbrarse. «Echo de menos eso de no tener horarios y la incógnita de saber cómo será el día de mañana o dónde estarás, la aventura en sí, pero la comodidad de estar en casa también la echaba de menos antes», cuenta la extremeña. Tras ese largo viaje, ya ha regresado a su trabajo de diseñadora gráfica en la empresa Samsung de Alcobendas (Madrid), donde reside con Sergio, y en sus ratos libres continúa con sus proyectos de acuarela: ofrece charlas y conferencias, realiza demostraciones, imparte cursos sobre cuadernos de viaje, gestiona su propia tienda online donde vende láminas de las acuarelas que ha dibujado por el mundo y también realiza encargos personalizados y el próximo noviembre participará en el evento Compostela Ilustrada, un encuentro internacional de cuadernos de viaje. «Está siendo un momento complicado, pero estoy muy contenta», cuenta.

El trabajo de Alicia no para de crecer como tampoco lo hace el número de seguidores que tiene en las redes sociales, especialmente en Instagram donde supera los 51.000 followers en su cuenta (@a.aradilla). «No esperaba que tuviera tanta repercusión». De hecho, reconoce que fue su chico el que tras un viaje a Marrakech la animó a mostrar su talento y desde entonces no ha parado de cosechar felicitaciones y éxitos. «Creo que gusta tanto lo que hacemos porque une dos pasiones de la gente, los viajes y el arte. Hay perfiles a los que les encanta viajar y dibujar es una forma diferente de vivir y recordar un viaje y también hay perfiles interesados solo en el arte», apunta. Luego hay otras claves: al auge de las nuevas tecnologías que está contribuyendo también a apreciar lo más tradicional. «Con las fotos estamos anestesiados, es fácil hacer 10.000 fotos con el móvil que luego quizás no las vuelves ni a ver, pero hacer un dibujo es algo diferente, recupera esa parte antigua de cuando la gente viajaba sin cámaras de fotos y solo podían tener recuerdos sí hacían bocetos o dibujos. Además te ayuda a conocer a más gente y te abre otras puertas, porque cuando te ven dibujando la gente se acerca, pregunta, te cuenta cosas, historias y esas viviencias forman parte de ese dibujo para siempre. Es como una máquina del tiempo».

Y nunca ha llegado a arrancar ni una página de sus cuadernos. «Puedo estar más o menos contenta con un dibujo, porque no todos me gustan por igual, hay veces que por el calor, porque estás incomoda o por lo que sea no tienes el resultado que te imaginabas antes de ponerte a dibujar, pero lo importante no es el acabado porque si quisiera que fuera perfecto lo haría en casa en el estudio, lo importante es el hecho de haber estado en ese sitio, de vivir esa experiencia, de conversar con la gente del lugar, es todo lo que te pasa en el tiempo en el que transcurre ese dibujo. Y por eso cada uno es único y especial». Y ella no para de acumular vivencias. Desde que regresó de su viaje por el mundo no ha dejado de dibujar. «Antes solo pintaba en mis ratos libres, los fines de semana, pero ahora ya no puedo estar un día sin dibujar tenga el tiempo que tenga, pintar engancha como también engancha viajar, y además creo que es la única manera de mejorar. Es el único truco». Por eso anima a atreverse a viajar mirando y recordando de otro modo. Parar, observar y dibujar. «Lo vas a ver todo con otros ojos y creo que todo el mundo, con su estilo, puede hacerlo. Me motiva muchísimo cada vez que alguien me dice que se lleva un cuaderno de viaje».

Una guía para mochileros

En este proyecto de acuarelas que inició hace más de un año forma una parte fundamental su pareja, periodista y fotógrafo con el que además de vida y experiencias comparte pasiones. «De hecho la locura de irse de viaje un año fue suya, era su sueño y a mí me encantó la idea», reconoce. Él se encarga de las fotografías, de los vídeos (porque también tienen un canal de Youtube) y de nutrir el blog, Homesapiens, que hace años pusieron en marcha para contar la aventura de emanciparse y salir del nido familiar, pero que el año pasado se transformó en una guía de viaje para mochileros con cientos de seguidores. En este espacio web narran sus vivencias por el mundo y ofrecen información y consejos prácticos e interesantes sobre los diversos países que ya han recorrido y que seguirán recorriendo.

De momento, la última aventura de esta pareja ha sido por Extremadura y esperan que a través de sus acuarelas y sus fotografías la gente se anime a conocer la región de primera mano y, por qué no, a dibujar con sus propios pinceles este pequeño rincón del planeta que vio nacer a la artista Alicia Aradilla.

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

Pulsa aquí