+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ESPAÑA SE CONVIERTE ASÍ EN EL TERCER PAÍS EUROPEO EN HACER ESTE TIPO DE INTERVENCIÓN

Carla, la bebé extremeña con un corazón ‘diferente’

Tiene 5 meses y se recupera en la UCI del Gregorio Marañón del primer trasplante cardíaco infantil con incompatibilidad de grupo sanguíneo H Nació con una malformación detectada en el embarazo

 

REDACCIÓN CÁCERES
20/01/2018

«Antes de dar a luz, a la madre se le aconsejó el traslado a Madrid porque había sufrido muchos problemas con el embarazo. Lo han tenido que pasar muy mal. Desde que la bebé nació no han salido del hospital», explicaban ayer fuentes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. La extremeña Carla ya ha cumplido cinco meses y ahora mismo se recupera en la UCI del Gregorio Marañón -evoluciona favorablemente- del primer trasplante cardíaco infantil con incompatibilidad de grupo sanguíneo entre el receptor y el donante, lo que convierte a España en el tercer país de Europa en llevar a cabo este tipo de intervención.

Carla nació con una malformación cardíaca severa (no desarrolló el ventrículo izquierdo), diagnosticada durante la gestación, y el pasado 9 de enero recibió un corazón mediante esta técnica.

Este tipo de operaciones, de los que se han hecho ya unos 300 en todo el mundo, es posible porque los niños nacen sin anticuerpos frente al grupo sanguíneo y se mantienen en niveles bajos hasta los 12-15 meses.

Gracias a este procedimiento se podría aumentar en un 50% el número de trasplantes de corazón en menores de un año y reducir así las listas de espera de forma significativa.

La lista de espera

De hecho, según explicó ayer la directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Beatriz Domínguez, las posibilidades de que un bebé reciba un corazón en España son del 60%, por lo que «mueren niños en lista de espera». Se debe a que «afortunadamente la mortalidad infantil en España es muy baja y es muy difícil encontrar un corazón para un bebé menor de un año acorde en tamaño para que quepa en el tórax y compatible en grupo sanguíneo. Ahora las posibilidades aumentan hasta el 90%».

Domínguez calificó la intervención de «hito histórico» en España. Por su parte, la doctora Manuela Camino, jefa de la Unidad de Trasplante Cardíaco del Gregorio Marañón, contó que Carla fue derivada desde Extremadura a este hospital, donde se realizó el seguimiento del embarazo y se programó su nacimiento.

A los cinco meses y con cinco kilos de peso «nos llegó un corazoncito incompatible con su grupo sanguíneo» y en ese momento se activó el protocolo con todo el equipo de trasplante cardíaco, además del servicio de transfusión.

El citado 9 de enero, el equipo que dirige el doctor Juan Miguel Gil Jaurena consiguió la implantación con un tiempo de isquemia (corazón parado) de menos de 4 horas (230 minutos), lo que permitió que el órgano trasplantado tuviese una función excelente.

Menos de 6 horas

La doctora Camino incidió en la importancia de que los tiempos para un trasplante cardíaco sean cortos, de tal forma que no se deben superar las 6 horas desde que se extrae el órgano hasta que se implanta y late, un «pequeño tiempo» que exige mucha coordinación y en el que intervienen muchos profesionales.

«Si puede ser en menos de cuatro horas, muchísimo mejor», subrayó. «Ese ha sido el éxito de este caso, que ha salido fenomenal», apostilló.

Aunque en los trasplantes cardíacos los pacientes deben permanecer en la UCI alrededor de un mes, en el caso de Carla, al latir el corazón en el momento del implante, la recuperación es «muy buena y muy rápida». En una semana ya respiraba por sí sola y el corazón funciona sin necesidad de medicamentos, por lo que en breve podría obtener el alta, aseguró Camino.

«La gran ventaja que buscamos con este sistema es que ningún niño menor de doce meses se quede sin receptor para conseguir compatibilizar al máximo la escasez de donantes», subrayó el doctor Gil Jaurena.

En nuestro país se realizan anualmente una media de 17 trasplantes cardíacos a niños, de los cuales entre tres y cinco son llevados a cabo en menores de un año. «A partir de ahora se abre una puerta de esperanza para bebés como Carla y sus familias», quiso destacar la directora de la ONT, que resaltó la generosidad de los donantes. «No nos olvidemos que detrás de esta historia de éxito, ha habido una historia de sufrimiento».