+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA SITUACIÓN DE UNA INFECCIÓN VÍRICA MUY CONTAGIOSA

Paperas, un clásico bajo control

Extremadura registró en 2017 la mayor incidencia de parotiditis de los últimos veinte años con 416 casos declarados H De momento, la región se salva de varios brotes detectados en Asturias, País Vasco o Castilla y León H En 2019 hubo 99 infectados

 

Protección. Un sanitario muestra una dosis de la vacuna triple vírica, que protege frente a la parotiditis. - EL PERIÓDICO

Guadalupe Moral
26/01/2020

Suena a enfermedad antigua, pero es un clásico que puntualmente reparece. La parotiditis, las conocidas paperas, no está totalmente erradicada en España. Cada año surgen varios casos e incluso se detectan brotes como los que se están registrando en las últimas semanas en algunas provincias del norte del país, en diferentes puntos de Asturias, del País Vasco o de Castilla y León. Por ahora, la región parece que se salva de este último repunte, aunque no está al margen de esta enfermedad.

Durante el año pasado se declararon 99 casos de paperas en Extremadura, con un solo brote que afectó a cuatro personas y el resto de afectados, casos aislados. Respecto al 2018, fueron seis infectados más pero fueron cuatro veces menos que los que se detectaron durante el 2017, cuando se registró la mayor incidencia de los últimos veinte años en Extremadura: un total de 416 casos de parotiditis, según los datos facilitados por la Subdirección de Epidemiología del Servicio Extremeño de Salud (SES).

Una de las claves de su incidencia es que se trata de una enfermedad muy contagiosa. «La parotiditis es una infección vírica que afecta principalmente a las glándulas parótidas, que puede ser unilateral o bilateral. Se inicia con fiebre, cefalea, mialgias y dolor en la región parotídea», explican desde este servicio de la Consejería de Sanidad. El mecanismo de transmisión es por contacto directo, por vía respiratoria, de persona a persona, por pequeños aerosoles emitidos al hablar, toser y estornudar, indican. Y precisamente por su fácil contagio, se popularizó el uso de la vacunación frente infección.

La triple vírica

En el último calendario de la región, la parotiditis se incluye en la triple vírica (sarampión, parotiditis y rubeola) indicada a los 12 meses y a los cuatro años de edad. También se recomienda en personas sin historia previa de vacunación nacidas en España a partir de 1970. En estos casos, se administrarán dos dosis de triple vírica con un intervalo mínimo de cuatro semanas entre dosis; en caso de haber recibido una dosis con anterioridad solo se administrará una dosis», recuerdan.

La cobertura de esta vacuna en Extremadura alcanza al 97% de los niños y niñas que han cumplido un año y baja al 90% entre los que superan los cuatro, edad a la que ya deberían tener inoculada la segunda dosis de la triple vírica.

A pesar de la efectividad de la vacunación sistemática, siguen produciéndose casos y brotes epidémicos anualmente que los especialistas atribuyen en gran parte a un descenso de los anticuerpos protectores con el paso del tiempo. Asumen que la parotiditis, como otras infecciones víricas, seguirá existiendo. Aunque, de momento, en Extremadura está bajo control.

Casos de parotiditis declarados al año en Extremadura