+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PRESENTACIÓN OFICIAL DE LA ENTIDAD EN LA CAPITAL LUSA

El Corredor Sudoeste Ibérico reclama el fin del «aislamiento» de la región

Su coordinador destaca la necesidad de que haya infraestructuras adecuadas

 

REDACCIÓN
13/07/2019

El coordinador del Corredor Sudoeste Ibérico, Antonio García Salas, pidió ayer en Lisboa que se termine con el «aislamiento ferroviario incomprensible» de Extremadura, aunque explicó que su proyecto «no solo es el tren», sino que también se trata de una herramienta para que España y Portugal «dejen de ponerse frenos». En la presentación oficial que tuvo lugar en la capital lusa de esta entidad, una iniciativa impulsada por empresas fundamentalmente extremeñas y portuguesas, García subrayó la necesidad de que existan unas infraestructuras adecuadas para construir un «concepto de espacio conectado». «Es un objetivo que no se tiene presente en ninguno de los dos Estados y es una grandísima oportunidad para los dos países», añadió.

El Corredor Sudoeste Ibérico, que celebró su segundo foro el pasado marzo en la capital española, tiene como principal objetivo el lanzamiento en el año 2021 de un servicio ferroviario entre Lisboa y Madrid, que tenga al menos dos viajes diarios por cada sentido. Sobre este asunto, García manifestó que para lograrlo es preciso que las administraciones públicas no solo sellen un compromiso, sino que también comiencen a realizar «acciones concretas».

Más a corto plazo, el primer reto es que en el primer trimestre del año 2020 ya esté en funcionamiento un tren de altas prestaciones entre Madrid y Badajoz, que deberá transcurrir sobre la nueva plataforma de alta velocidad entre la ciudad pacense y Plasencia. Cabe destacar que el acto que tuvo lugar ayer también contó con la presencia del presidente de la Cámara de Comercio Luso-Española, Enrique Santos, y de su homólogo en la Cámara de Comercio e Industria Portuguesa, Bruno Bobone, que quiso destacar el rol de los empresarios en este asunto: «Al igual que fueron los que ayudaron a salir a Portugal de la crisis, ahora tienen un papel fundamental».

Según recoge la agencia Efe, el coordinador García Salas adelantó, a su vez, que probablemente en el próximo mes de noviembre regresen a Lisboa para trabajar en el proyecto de una forma más concreta, una vez se hayan celebrado en Portugal las elecciones legislativas de octubre.