+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CONMEMORACIÓN DEL DÍA MUNDIAL

Enredados por los cuidados paliativos

Un espectáculo con lana reivindica en la calle la importancia del acompañamiento al enfermo

 

En Badajoz: Se utilizaron 50 kilómetros de lana de 2.500 madejas. - EL PERIÓDICO

REDACCIÓN // EFE
09/10/2016

La plaza pacense de San Francisco se tiñó ayer de azul con 50 kilómetros de lana procedentes de 2.500 madejas con los que se ha querido «enredar» a vecinos y visitantes en la importancia de los cuidados paliativos. La iniciativa la llevó a cabo el artista y museógrafo Paco Pérez Valencia a través de La Universidad Emocional, enmarcada en el proyecto ‘Todos Contigo’ de la Fundación New Health y que la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) promovió con motivo del Día Mundial de los Cuidados Paliativos.

En el acto, el presidente del Colegio de Médicos de Badajoz, Pedro Hidalgo, destacó la importancia de este tipo de actividades llamativas para la sensibilización de los ciudadanos. En este caso se ha pretendido, a través de un material sensible como la lana, trasladar la idea de lo importante que es cuidar a las personas, «del tacto, del abrazo», y volcarse hacia ellas que son más vulnerables para que se sientan mejor con esos cuidados.

La actividad se planteó como «un gran croché» de madejas que se fueron distribuyendo entre los viandantes. Estos se enredaron entre ellos para convertirse «en una gran maraña de atención y cuidados, estando al lado de otra persona». Según explicó la directora del proyecto ‘Todos contigo’, Silvia Flores, promueven el desarrollo de los cuidados paliativos desde un modelo de salud integrado, sanitario social y comunitario. «Pretendemos que la propia comunidad, los amigos, los vecinos, compañeros de trabajo o la familia se sensibilicen y creen redes», indicó Flores, que recordó que la región cuenta con un alto porcentaje de personas que están solas. A ello se suma que la población está cada vez más envejecida y que hay más enfermedades crónicas, pero frente a ello las redes de apoyo son cada vez menores.