+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

tribuna

Extremadura: retos y soluciones

 

PEDRO CASTRO DOMÍNGUEZ *
26/05/2019

Anadie se le escapa que el ecosistema que forma el tejido productivo extremeño presenta unas características distintivas: escasez de infraestructuras, que se traducen en costos de oportunidad; pequeño tamaño de las empresas, con una media de siete trabajadores, y dirigidas por personas con una media de 50 años. Pero, además, este empresariado tiene otro rasgo: la resiliencia, que le ha permitido, no sin bajas y heridas, sobrevivir en la terrible crisis cuyos efectos aún se notan.

Desde la Confederación Regional Empresarial Extremeña (Creex) siempre hemos defendido que, si se nos daban las herramientas adecuadas, si se nos limaban los desequilibrios, nuestras empresas sabrían competir en cualquier mercado. No nos limitamos a quejarnos de nuestra situación, preferimos analizarla y proponer alternativas. Así nace el documento ‘13 Retos & 100 Soluciones’, como aportación al desarrollo, crecimiento y empleo de Extremadura en la nueva legislatura.

Como no quiero ser prolijo, y el documento completo está en la web de Creex, daré algunas pinceladas agrupando retos y soluciones.

El primer bloque lo constituiría la presión fiscal. No es de recibo que las empresas extremeñas deban destinar el 49,57% de su resultado bruto de explotación a impuestos y cuotas sociales. Por ello, el nuevo gobierno autonómico debe ser valiente, plantear una política fiscal con bonificaciones en impuestos cedidos, rebaja de cotizaciones, bonificaciones a la I+D+i para micropymes y deducciones al comercio minorista. Además, los ayuntamientos deben sumarse a las reducciones, y el ejecutivo regional plantear al gobierno nacional una política fiscal diferenciada para Extremadura, que estaría avalada por la UE al ser territorio en riesgo de despoblación. Estas acciones se completarían con un nuevo marco normativo, que depure la burocracia, ya que los innumerables trámites redundantes se traducen también en pérdidas por el tiempo que hay que dedicar a tareas no productivas.

En otro bloque podríamos incluir la formación, la innovación y la digitalización. Hay que repensar todo el sistema formativo, para ajustarlo a la realidad del mercado laboral actual y futuro. En esa visión a medio y largo plazo habría que sumar el esfuerzo colaborativo empresa-administración por favorecer la I+D+i, ahora vedada a las micropymes, y por facilitar la incorporación de la nueva economía, las soluciones digitales, a nuestras empresas, con ayudas, asesoramiento y acompañamiento. Asimismo, el cambio tecnológico debería incluir una apuesta por la industria 4.0 y la innovación energética, tanto en sistemas de ahorro como en nuevas formas de generación.

No podía faltar, obviamente, un bloque destinado a las infraestructuras, cuyo estado actual lastra, y de qué modo, nuestras oportunidades. Que las nuevas autovías dejen de ser rayas en mapas de Nunca Jamás, que se termine el AVE, que se mejoren y electrifiquen trazados con Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León, que se contemple la intermodalidad en la Plataforma Logística y en los ‘Expacios’ Mérida y Navalmoral, que se cumpla el Pacto por el Ferrocarril…, en fin, pasar del decir al hacer. Además, proponemos aprovechar las infraestructuras hidráulicas, la potencialidad en sectores como energía solar o biomasa, las nuevas opciones laborales nacidas al calor de una red adecuada de telecomunicaciones, para generar más y mejor empleo en zonas rurales, en aquellas que ahora corren riesgo de despoblación.

Por supuesto, este problema, el reto demográfico, también nos preocupa. Nuestra propuesta es, por una parte, mejorar las infraestructuras que faciliten la conciliación y vertebración de las zonas rurales, para avanzar en la igualdad de oportunidades, y por otra, incentivar con medidas fiscales y apoyo económico a la implantación y desarrollo de proyectos emprendedores en territorios que sufren la despoblación. Aquí entra también la consolidación de la apuesta por la sostenibilidad y la economía verde y circular.

Finalmente, no podíamos dejar de lado la tan traída y llevada Deuda Histórica. Basta de usarla como arma arrojadiza: hay que cuantificar qué cuesta equilibrarnos al resto y acordar un calendario y forma para saldarla.

Estas propuestas nacen desde nuestra experiencia e interés legítimo, aunque con una visión amplia, «con los pies en el suelo y la vista en el cielo». Nosotros estamos dispuestos a hacerlo realidad, pero somos conscientes que necesitamos la colaboración de todos, ¿quién se apunta?

* Presidente de la Confederación Regional Empresarial Extremeña (Creex)

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España