+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La incertidumbre de plazos, el mayor temor para un opositor

Los extremeños se quejan de la escasez de convocatorias y piden [wv04]calendarios fijos de examen para optar a la administración pública

 

Gema Guerra Benito Gema Guerra Benito
05/06/2016

Presentarse a una oposición siempre conlleva una responsabilidad. Los que se embarcan en esa tarea combinan sus ganas y su esfuerzo con una serie de inquietudes. En el caso de Extremadura, esta realidad no es diferente y los opositores de la región que desean obtener una plaza en la administración pública cargan su mochila de deseos y de temores. El mayor, según Roberto González, responsable de la academia Cum Laude, la incertidumbre que acompaña a los procedimientos de las oposiciones.

En su mayoría los estudiantes que recibe la academia cargan contra la ausencia de convocatorias, que asumen escasa en la región y añaden que esa falta de exámenes les genera desasosiego. En ese sentido, la propuesta que lanzan es clara. El responsable de una de las academias que prepara a los futuros representantes de la Junta añade que no estén tasadas las fechas de los exámenes genera desvelo. En ese sentido, proponen un calendario fijo para convocar los exámenes cada año. Eso permitiría, según añade González, que los candidatos puedan preparar con mayor antelación las pruebas y organicen mejor sus horarios. Por otro lado, asevera que en su lista de inquietudes también se encuentra la dificultad de las pruebas y la tipología de las preguntas que aparecen en los exámenes.

El factor psicólogico

De hecho, González asevera que conforme se acercan las fechas, los estudiantes incrementan su nerviosismo y acentúan estas preocupaciones, en su mayoría los que se presentan en estas semanas de junio. Apostilla en ese sentido que los preparadores también ejercen una gran carga para estabilizar esta situación. "Llega un punto en el que tienes que actuar como un psicólogo", asevera. Por si alguno flaquea, "hay que animarles a seguir‡", concluye.